Memorias de un perro: Una antigua actualidad

 

memorias Perro Capital BAJA

 

POR CARLOS REYES G. 

Memorias de un perro escritas por su propia pata – editado por Letra Capital – fue un libro que me sorprendió gratamente cuando se lanzó en FILSA 2015.  El equipo, formado por Gonzalo Marín que se hizo cargo del guión y Adrián Gouet en los dibujos, se propuso adaptar la novela homónima del dramaturgo, periodista y escritor satírico chileno  Juan Rafael Allende, tremendamente popular en el Chile de fines del siglo XX. El libro sigue la tradición del relato picaresco y relata las aventuras de un quiltro chilensis que a fuerza de cambiar de dueños, va evidenciando las vilezas e hipocresías de una sociedad con una virulencia pocas veces vista.

El volumen original se publicó por entregas en 1893 y resulta notable ver cómo su lectura arroja muchas pistas sobre nuestro Chile actual, tanto como los dardos que su autor quiso arrojar en su momento. Su frescura y actualidad me hicieron saber más sobre la obra y sus autores.

– ¿Qué les atrajo de una novela escrita en 1893? 

Adrián Gouet: El texto se nos apareció de forma un poco casual, pero fue Gonzalo el que tuvo buen ojo para encontrarlo. Creo que nos atrajo por varias razones, principalmente prácticas y estéticas: era un relato breve y abordable, de dominio público, con buenas dosis de humor y patiperreo por un paisaje medio desconocido – el Santiago de fines del XIX- lo que nos permitiría explayarnos e investigar un montón de cosas. Era básicamente entretenido hacerlo, y así partimos.

– ¿Qué tiene que decir al Chile de hoy un libro como éste?

Gonzalo Marín: Justo fue eso lo que más nos atrajo, porque hay mucho de lo que podemos ver hoy en día en Chile, la crítica, el humor, sensaciones, hábitos, personajes. Lo que siempre nos sorprende de esta historia es la actualidad que tiene, a pesar de haber sido escrita hace más de cien años.

Memorias de un perro4 y 5 BAJA

 

EL PRIVILEGIO DE LA MARGINALIDAD

– Este quiltro, presentado como protagonista y autor del libro, es al mismo tiempo un marginal.

G.M.: Es un marginal sin querer, porque las circunstancias lo llevan a serlo. Y él vive cada momento de una manera muy ingenua. Eso nos hace aceptarlo y empatizar con él la mayoría del tiempo.

A.G.: Marginal, claro, pero para el perro esa marginalidad significaba también una posición de privilegio para observar el mundo.

– El proceso de investigación y reconstrucción de un Santiago que ya no existe se ve como un elemento gravitante en la factura de esta novela gráfica. ¿Qué tanto cuidaron ese tema?

A.G.: Bastante diría yo. Al comienzo parecía una cosa media secundaria, como un telón de fondo para la acción del perro y los demás personajes, pero con el correr del trabajo, al menos para mí, la labor de dibujar la novela implicó manejar recursos más variados y menos convencionales de los que tenía para describir una ciudad y una época específica. No podía repetir quinientas veces el mismo arbolito o la misma casucha en cada viñeta, había que estudiar y observar un poco más. Entonces me metí mucho en las fotos y registros, en los detalles, en mirar cosas tan menores como el diseño que tenía una farola del alumbrado público o la trama del velo que ocupaban las señoras para ir a la misa. Al final, la suma de estas micro-observaciones dibujadas fue recreando la atmósfera de la ciudad de esa época, y por eso terminamos cuidando mucho este aspecto urbano de la novela, porque la ciudad era protagonista.

G.M.: Fue un reto realizarlo, y mucho del éxito de la fotografía en las imágenes se debe al extraordinario trabajo de Adrián con los dibujos. En el proceso creativo nos orientamos mucho con otras novelas gráficas, y nos documentamos con imágenes y fotografías de la época.

Memorias de un perro4 y 5_2 BAJA

 

– ¿Se sienten cercanos a la crítica y denuncia social del libro?

G.M.: Coincidimos con la denuncia a través de ese humor mordaz tan característico del libro.

A.G.: Sí, pero al menos para mí esa cercanía o atracción hacia el texto de J. R. Allende tenía que ver más con el humor y el tono específico con que se hacía esa crítica. Es la estrategia cómica para denunciar las desigualdades y pellejerías lo que me pareció más interesante del libro, porque desigualdades e injusticias hay en todas partes y en toda época, son tópicos casi universales, pero el humor es una expresión muy singular de cada lugar y cada tiempo.

 

SLAPSTICK COMIQUERO

– Ninguno viene directamente del mundo del cómic, y con esto no quiero decir que ese mundo sea de alguien en particular, pero me llama la atención que hayan decidido hacer una novela gráfica? ¿Por qué? ¿Qué posibilidades, qué oportunidades vieron ahí?

G.M.: Pensamos en una novela gráfica por el hecho de unir esa parte visual con la narrativa, algo que siempre nos llamó la atención. También habíamos trabajado en algunas en el pasado, pero ninguna con este resultado. Y la oportunidad que vimos fue poder actualizar una historia casi olvidada a través de una historieta breve y clara, la cual al mismo tiempo aportara a nuestro patrimonio.

A.G.: La amistad larga que tenemos y la fascinación que compartimos por el arte y la literatura nos llevó a esto. Para mí fue también la coartada perfecta para diversificar mi campo de trabajo artístico más allá de la pintura, que a ratos te puede encerrar mucho en el taller, y este proyecto de novela gráfica significó entrar en un campo completamente nuevo, marcado por el carácter colectivo de todos los procesos de trabajo, no solo por la colaboración con Gonzalo sino también porque elegimos la adaptación de un texto preexistente como punto de inicio, lo que nos conectaba con otro autor, otra visión del mundo, otra época, etc. En esa autoría, más repartida, creo que hay un espacio para seguir explorando.

– Adrián, ya lo dijiste, pero imagino que el apoyo fotográfico fue vital para dibujar ¿Buscaste algún referente gráfico, algún artista particular como inspiración?

A.G.: Como te decía antes, la foto y los registros de la época fueron fundamentales para el dibujo en general de la novela, pero se trataba de un apoyo más documental. Paralelamente al estudio de ese material fotográfico, tuve que alfabetizarme mucho en el lenguaje propio de la historieta, que conocía sólo como lector ocasional. Y ahí no recuerdo haber tenido algún referente particular porque realmente miré muchos cómics de todo tipo intentando identificar las distintas estrategias y recursos gráficos para componer una página, para enfatizar una escena por sobre otras, etc. Sí puedo decir que terminé identificándome mucho con los autores y artistas de trazo simple y preciso: Pepo, Chester Gould, Spiegelman e incluso los “tebeos” de Matt Groening, antes de los Simpsons.

 

Memorias de un perro11LCBAJA

 

– Es un libro con mucho humor, como un slapstick dibujado, si se me permite explicarlo así.

A.G.: ¡Claro! El humor aparece en ocasiones vinculado a escenas un poco violentas, de maltrato al perro principalmente, pero siempre acaba siendo chistoso o ridículo.

G.M.: Es un libro muy accesible y ésa fue nuestra principal intención al adaptarlo. Que fuera legible, y que a través de esa nueva mirada que queríamos darle a la historia, conservara su esencia en todo momento.

– Gonzalo, no he leído el libro original de Rafael Allende, pero para el trabajo de adaptación, ¿tuviste que podar mucho la novela original?

G.M.: Hubo que podar y reestructurar en algunas partes. Y de hecho la adaptación de nosotros no empieza ni termina como la historia original. Pero la obra de Juan Rafael Allende es muy visual y eso nos ayudó bastante.

 

CHOQUE DE LENGUAJES

–  Adrián, esta es tu primera novela gráfica, pero sin embargo se deja leer con facilidad y soltura…

A.G.: ¡Me alegra escuchar eso! Lograr una lectura fluida de la novela fue el primer objetivo de nuestro trabajo de adaptación, porque el texto original, dada su publicación fragmentada, tenía un ritmo también un poco fragmentado. Eso nos tomó un buen tiempo, pero creo que finalmente se puede recorrer el libro con bastante soltura como dices tú.

– Gonzalo, ambos hicieron una historieta, pero tú vienes del cine y la TV y Adrián del arte. ¿Fue difícil conciliar esos dos mundos con aspectos similares, pero al mismo tiempo con  lenguajes tan distintos?

G.M.: Ha sido muy estimulante y provechoso poder generar este diálogo entre nosotros y nuestros propios universos personales y profesiones. Cuando nos sentábamos para trabajar las “Memorias…” más que nada nos reíamos mucho diseñando cada viñeta.

A.G.: Yo creo que esas diferencias eran más bien una ventaja para nuestro proyecto, pese a las dificultades inevitables que siempre hay en los trabajos colectivos. Hay miles de asociaciones e imágenes que a mí solo jamás se me habría ocurrido hacer, entonces no me parece que haya sido muy difícil conciliar nuestras diferencias porque ellas eran más bien la posibilidad de aportar desde distintos ámbitos.

Memorias de un perro BAJA

 

– ¿Disfrutaron o padecieron en algo el proyecto?

G.M.: Como en todo proyecto, siempre hay mucho de disfrutar lo que haces y de padecerlo al mismo tiempo. Pero nosotros trabajamos esencialmente por gusto y eso resulta siempre muy gratificante al final.

A.G.: Para mí fue un trabajo tremendamente interesante, apasionante y divertido. Por supuesto que hay padecimientos, o digamos mejor ciertas cosas un poco lateras pero incluso en eso uno tiene experiencias que sirven. No todo era coser y cantar como se dice, el proyecto había que financiarlo, postularlo a fondos de aquí y de allá, etc, pero nos reímos mucho trabajando, y eso es un lujo.

– ¿Se viene algún nuevo trabajo en equipo o hasta aquí dejan esta colaboración artística?

A.G.: Algo viene, no sabemos para cuando pero esto no se acaba, señores.

G.M.: Claro que ya estamos trabajando en una nueva adaptación. Es un cuento de la misma época de las “Memorias…”,  fines del siglo XIX. Supongo que alguna clase de obsesión se nos generó con esos años. Aunque en esta otra historia hay un viaje a través del tiempo.

 

468 ad

One Responseto “Memorias de un perro: Una antigua actualidad”

  1. Vale dice:

    Hola, estaba buscando información sobre este libro que me encantó. Super completo tu trabajo. Haré una humilde reseña en mi blog.

Leave a Reply