Jesús Cossio: Historieta, periodismo e interactividad

0

POR CARLOS REYES G.

Jesus Cossio es otro de los destacados autores de historieta peruana surgidos en los últimos años. Es auutor de Rupay: historias de la violencia política en Perú, 1980-1984 (2008)); de Barbarie: Cómics sobre violencia política en Perú, 1985–1990 (2010) y de Las increíbles aventuras del hombre que no se hacía dramas (2015), entre otras publicaciones. Sus historietas han sido publicadas en España y traducidas en Francia y Brasil.

Cossio es, como lo prueban sus anteriores títulos, un creador con una clara vocación político-social, por eso, no resulta extraño verlo involucrado en el proyecto de historieta periodística interactiva: LA GUERRA POR EL AGUA, producido por el medio digital de periodismo de investigación Ojo PúblicoSe trata de un portal de investigación periodística que combina el análisis de bases de datos y herramientas multimedia para generar nuevas narrativas de información.

 

El Proceso de trabajo 1

El proceso de trabajo (https://redaccion.lamula.pe)

 

Este señero trabajo de periodismo de investigación en latinoamérica fue realizado por la periodista Nelly Luna, el historietista Jesus Cossio y el programador Jason Martínez. Este trabajo colaborativo aborda el conflicto de los pequeños agricultores de un valle al sur de Lima que se oponen al desarrollo del proyecto minero de Tía María de la Southern Copper, con un valor de $1.300 millones de dólares. Cossio realizó 120 dibujos a lápiz y tinta que luego fueron digitalizados y tratados para convertirse en 42 escenas de este web cómic interactivo, cuyo proyecto tomó 8 meses de trabajo y que se construyó con GreenSock Animation Platform (GSAP), JavaScript, CSS y Html5.

Se hacía pues necesario hablar con Jesus Cossio sobre este, su último trabajo de historieta con que tiene sus viñetas bien asentadas en el siglo XXI.

 

Guerra por agua

 

LA EXPERIENCIA INMERSIVA

– ¿De qué forma La guerra por el agua se relaciona con tus anteriores obras como Rupay o Barbarie?

– Se relaciona por el hecho de contar algo de no ficción y que tiene que ver con las posibles consecuencias de un conflicto social. Esta narración se expresa a través de testimonios, en el caso de “La guerra por el agua” los testimonios de quienes viven en el valle agrícola de nuestra historia y la región donde éste se encuentra. Estos testimonios se consiguieron cuando viajé con el equipo de trabajo a ese valle para conocer el espacio, las áreas de cultivo, la comunidad y las zonas en las cuales la minera actuaría. Fueron entrevistas fundamentales no sólo para tener la versión de los potenciales afectados, también para entender el contexto social y cultural del conflicto. Creo que en eso radica la importancia del cómic de no ficción: en poder contar lo que sucede en el mundo no sólo con la fuerza de las palabras y los hechos, también con la expresividad y poder de las imágenes. En este caso, en alianza con el buen periodismo y la innovación de las herramientas web.

 

1

 

En este web cómic tuviste que dibujar pensando no en la página estática de historieta sino más bien en la animación y la interacción posteriores ¿Cómo enfrentaste esto?

– Lo pensamos entre los tres autores. Fue un gran aprendizaje el entender que el foco de la historia estaba en la interacción con el lector, no sólo mantener el interés narrativo (en la historia) sino que sea una experiencia inmersiva. Hubo que pensar en ello como una tercera capa mientras planeábamos el dibujo y el guión, los detalles interactivos. Fue entretenido ir buscando en cada imagen lo que podría convertirse en algún detalle interactivo o podía animarse. Lo conversamos bastante entre los tres para ir seleccionando los que no estorben la lectura y en cambio aporten a la narración y al dinamismo de la historia. Me gusta ver la animación concisa que le dimos a ciertas imágenes, es otro rango de lectura.

 

2

 

– Trabajaste junto a la periodista Nelly Luna y el programador Jason Martínez ¿De qué modo colaborar con ellos modificó tu forma habitual de trabajo? ¿Se te volvió difícil, engorroso, cómodo?

– Bastante cómodo. De hecho, el mérito de la eficacia de la interactividad (los comentarios de los lectores ha sido positivo en ese sentido) es de Nelly y Jason, que trabajan desde hace un tiempo contenidos periodísticos para web muy potentes junto a otros periodistas del colectivo Ojo Público. Mi colaboración fue básica y primeramente aprender de su experiencia, luego adaptar mis dibujos de manera que se complemente con las herramientas web.

 

Cossio

Jesús Cossio fotografiado junto a Mauro Apaza y Melchora Tacure y luego dibujados por el artista para La guerra por el agua. 

 

– ¿Las decisiones de los momentos que se iban a dibujar y de los textos a usar fueron grupales, de equipo?

– Dado que viajamos los tres a la zona del conflicto minero, y Jason y yo acompañamos a Nelly en sus entrevistas, supimos al final del viaje que había imágenes que queríamos usar de todas maneras, así como teníamos una idea de la estructura general de la historia. Nelly se encargó de resumir las varias horas de entrevistas y los datos recogidos en un guión manejable y sobre ese guión completamos el resto de imágenes.

 

Autores

 

LA HISTORIETA TESTIMONIO

– ¿Qué impacto ha tenido este web cómic en la comunidad peruana?

– Creo que le ha ido bien, ha sido visitado unas 300,000 veces y compartido bastante. Es un tema difícil de tratar por la polarización que existe al respecto de la minería así que es gratificante poder contribuir al debate. Lo que nos interesaba era exponer los puntos de vista de la población del lugar, ya que en Lima la versión predominante es la de los voceros pro-minería, aunque los medios supuestamente cubran con “objetividad” el conflicto. En realidad, a la gente de Lima le presentan una “realidad” en la cual el extractivismo es la panacea económica y los ambientalistas y pobladores de valles agrícolas son intransigentes o retrógradas. Sin caer en el panfleto o la demagogia, hemos intentado comunicar esas voces tergiversadas y criminalizadas, y a la vez mostrar que hay quienes tienen razones legítimas para apoyar un proyecto minero, siempre y cuando responda a ciertas necesidades ambientales y sociales.

– Imagino que fue emocionante presentar el proyecto junto a Joe Sacco, uno de tus autores más admirados.

– Por supuesto. Además, ocurrió previamente una coincidencia feliz: Sacco y yo tuvimos asientos juntos en el vuelo de ida a Arequipa, donde presentamos el web cómic, así que pudimos charlar de muchas cosas relativas a nuestro oficio. Joe fue increíblemente generoso con su disposición y su tiempo y afortunadamente le gustó mucho el web cómic. También tuvimos suerte en que él estuviera en Perú invitado al Hay Festival en Arequipa, que es la ciudad donde se ubica el conflicto que narramos, así que gracias la colaboración de los productores del Hay Festival pudimos contactar a Sacco por email e invitarlo a presentar la primera parte del web cómic.

 

Guerra agua presentacionNelly Amancio, Jesús Cossio y Joe Sacco en la presentación del cómic La guerra por el agua.
Foto: Ojo Público.

 

– Tú eres, como yo, de los que piensa a la historieta como una plataforma de comunicación de alto nivel ¿Cómo ampliar el rango de acción de este lenguaje?

– No creo tener una única respuesta para esa pregunta. Hay muchas cosas por contar, y por lo tanto muchas maneras de contarlas. Apenas me atrevería a afirmar que en el testimonio real de la gente hay un potencial muy rico de historias por dibujar y mostrar, potencial que se está realizando a través del cómic documental y periodístico.

 

3

 

– Te has propuesto unir historieta y política ¿Tienes algún nuevo proyecto en esa dirección?

– Por ahora, tratando de darle sentido a los viajes, experiencias, notas, apuntes y lecturas de estos últimos cinco años para tratar de figurar como convertirlos en historietas y un eventual nuevo libro. Estoy revisando mis cuadernos de apuntes de los últimos años para enfocarme en contar algo sobre las consecuencias del Conflicto Armado Interno en Perú treinta años después, a través de historietas sobre algunas audiencias judiciales, exhumación y entrega de cuerpos y los procesos legales de reparación a los afectados.

 

468 ad

Leave a Reply