CORAZÓN DE OBSIDIANA: ACCIÓN Y CONFLICTO INTERNO

Corazón Obsidiana

POR CARLOS REYES G.

María José Barros estuvo nominada a los premios FIC Santiago 2015 el mismo año en que publicó el primer tomo de Corazón de Obsidiana con Anfibia ediciones. El volumen nos presenta al arqueólogo y caza tesoros Jude Davis y a los mellizos Lydia y Max Burke, un antiguo grupo de cazadores de tesoros ahora desperdigados por el mundo que de pronto, tras el asesinato del padre de Jude, se ven forzados a reunirse. Las dudas, temores, viejas rencillas no resueltas del todo, amores, desamores y una oscura conspiración conjuran en su contra, pero toda esta historia de aventuras es solo la capa superior de un trabajo que promete más. Y de eso hablé con su autora para desentrañar algunos de los secretos que se agazapan tras las viñetas.

Corazon obsidiana PROMO LANZAMIENTO JUDE 2

Dibujo promocional.

– Corazón de obsidiana puede leerse al menos en tres niveles: como una historieta de aventuras, como una historia de amor y desamor y como una historia de formación ¿Cuál era tu intención inicial?

María José Barros:  Corazón de Obsidiana es una historia sobre el amor. Sobre el amor romántico, sobre el amor de padres, de hermanos, sobre los amigos, sobre el amor por el mundo. Es una historia que busca explorar el amor en el sentido más amplio de la palabra. El primer volumen de esta historia explora esta idea, y se desarrolla en torno a 3 ejes fundamentales, el amor perdido, el amor de un padre a su hijo, y el amor propio. Y los personajes van funcionando en torno a estos conceptos. Es un volumen que a pesar de contar con secuencias de acción muy intensas, transcurre principalmente en el plano interior de los personajes, en sus luchas. La acción es importante en esta historia en la medida que exterioriza siempre un conflicto interno. La secuencia de lucha entre Lydia y el esbirro del Avatar, por ejemplo, no está pensada como una escena para mostrar lo hábil que es ella con la espada, si no, todo lo contrario, cada momento del combate hace notar sus debilidades interiores. Es una escena articulada para mostrar lo que a ella le duele.

Corazon Obsidiana 04

La secuencia de acción de Lydia.

Para mi la aventura y la acción son importantes pero sólo si sirven para reflejar ideas más profundas. Mi intención es hacer eso con cada secuencia de combate: hacerlas simbólicas. El libro dos, por ejemplo, tiene muchas más secuencias de acción, pero todas se constituyen en este mismo sentido. Sobre lo de ser una historia de formación. Sí creo que lo es, pero no de una formación inicial, es la historia de un grupo que, justamente, ya no son adolescentes. Ya son adultos, ya hicieron sus elecciones, y deben saber hacerse responsables de ellas. Volviendo a parafrasear el primero libro, esta idea está resumida en el «¡Nosotros somos los adultos!» que Kate le replica a Jude en una de las escenas finales.

 

MOSTRAR Y OCULTAR.

– Es interesante ver cómo lograste que cada personaje pareciera mostrar siempre solo una parte de sí, como si solo estuviésemos viendo la punta del iceberg. ¿Dedicaste mucho tiempo a la construcción de los personajes y de su pasado?

M. J. B.: La idea de la historia siempre fue tomar a un grupo ya roto, y ver qué sucede al volverlo a juntar. Eso implica que hay mucho backstory de los personajes, y entre los personajes, que influye en el desarrollo de los acontecimientos y del cual el lector no tiene idea, al menos al principio, son las cosas que se van descubriendo junto con la historia. ¿Qué diablos le hizo Jude a Lydia para que Max le tenga tanta mala, a pesar de que su hermana no parece del todo molesta con Davis? Kate parece ser la amiga de todos, pero trabaja para la OICR, ¿Dice la verdad? ¿Por qué todos confían en ella? ¿Quien es Kayser? ¿Es un personaje con una agenda oculta? y un infinito etcétera de preguntas. La idea es justamente ir a lo largo de los volúmenes que nos quedan revelando los secretos de cada uno y armando el puzzle que el primer volumen nos planteó.

Corazón-de-Obsidiana viñetas

 

– Cuál es el concepto que buscaste  expresar…

M. J. B.: Un concepto que ha guiado la forma en que he escrito esta historia es que todos los personajes tienen algo que ocultar, de alguna manera todos mienten, y esas mentiras, esos egoísmos, esas debilidades son las que arman los conflictos. Si todos fueran super maduros y adultos se sentarían a resolver sus problemas tomando cervezas, y se abrazarían, y no habría historia. Es porque tienen miedo que están paralizados(Lydia), perdidos (Jude), o furiosos (Max). La escena final del primer libro es una reflexión en torno a ello. Claramente para poder lograr esto he tenido que trabajar mucho el pasado de cada personaje, pero también la constitución su propia personalidad. En el fondo he debido instalar a cada uno de ellos en un lugar mental, e intentar constituir todas sus acciones desde ahí. Max, por ejemplo responde al mundo desde la frustración. Jude desde si incapacidad para afrontar de forma real los conflictos emocionales, y Lydia, ella está atrapada por un trauma que ni siquiera la deja expresarse. Su mutismo selectivo no es que sólo no hable, no sé si se fijaron, pero no expresa ni una sola idea en toda la historia. Podría escribir en una libreta, o usar un celular, hacer gestos, pero nada. Cuando Max habla con ella es más bien él hablando consigo mismo, él mismo se responde sus propias preguntas. Lydia sólo reacciona con gestos sencillos a las cosas que él le dice.

 

Corazon Obsidiana PROMO LANZAMIENTO JUDE

 El arqueólogo y caza tesoros Jude Davis.

 

– Se te dan muy bien las secuencias de acción como la que comienza en la página 60…

M. J. B.: Gracias. La verdad me cuestan mucho las secuencias de acción. Supongo que uno está muy acostumbrado a la fluidez de las secuencias animadas, o de las películas, y cuando haces cómic ese es un lenguaje que no funciona tan bien. No siento que quede bien marcar cada detalle de cada movimiento, como si se puede hacer en una película, ya que unos cuantos frames en pantalla y puedes mostrar la sutileza del giro de una espada, o el cambio de dirección en una carrera. Para mostrar eso mismo en cómic debes usar viñetas, y las viñetas inevitablemente usan espacio, y lo peor de todo, marcan el ritmo narrativo. En ese sentido una secuencia de acción no debe pretender ser «realista» si no más bien buscar la toma y el movimiento que te permita mostrar lo que quieres mostrar y hacer sentir al lector lo que quieras que sienta. Porque al final de eso se tratan las elecciones de tomas y paneles, compones una escena para guiar las emociones del lector en una dirección y entregar la información que es necesaria para entender la escena y construir tu historia. La secuencia de acción que mencionas, que es el combate de Lydia, está pensado como un duelo. No son tan relevantes las habilidades de cada contendiente, como la relación, asimétrica, entre ambos. Entendiendo que esta diferencia de poder no está dada por la habilidad (queda claro bastante rápido que Lydia es buena y resistente) si no por lo que provoca en el otro cada contendiente.

– En términos del guión, ¿Qué tan importante ha sido decidir qué es lo que cuentan y ocultan los personajes?

M. J. B.: Bueno, en una historia como Corazón de Obsidiana, eso es todo. La historia se constituye a través de la parcialidad de cada personaje, y como sus mundos personales, pero así también el mundo que todos comparte se constituye a partir de esos fragmentos. Ocultar y revelar es la dinámica de la historia. Por eso son interesantes los secundarios como Adam y Ryan que parecen no tener nada que ocultar, y por lo tanto conflictúan a los demás personajes en sus dinámicas.

 

mjbarros

 

APÚRATE… DESPACIO

– Este proyecto comenzó en la web y para esta edición de Anfibia corregiste muchas páginas ¿Qué te llevó a esta revisión del material?

M. J. B.: Ego. Principalmente mi vanidad como autora. Estoy en una etapa inicial de mi carrera (Ahora en Marzo cumplo recién 4 años trabajando como dibujante profesional), por lo que mi curva de desarrollo es rápida y la diferencia es palpable incluso mes a mes. Las primeras páginas del libro tenían más de un año, y no encontraba que estuvieran al nivel de mi trabajo actual. Por eso las corregí. Lo mismo estoy haciendo con el libro 2. El libro 3 va a ser el primero que voy a hacer sin tener ningún material previo.

Corazón de Obsidiana de María José Barros Portada BAJA

 

– Qué es para ti el elemento fundamental que hace una historieta sea una historieta y no solo un dibujo.

M. J. B.: Que cuenta una historia. Y que lo hace de forma secuencial. Creo que esas son las características fundamentales de los historietistas, contamos historias de forma secuencial. Aunque el dibujante no sea el guionista, igual está contando una historia, así como lo está haciendo el colorista, el rotulador, incluso el editor. Cada decisión es una decisión que se toma para narrar, y el que cree que no es así es un ingenuo. De qué color pintamos el atardecer, o qué tipografía le damos a equis personaje son decisiones demasiado relevantes, tanto como la composición de la toma o la estructura del acto dramático. Una decisión tomada sin conciencia puede afectar la narratividad de la obra, y alterar lo que se está pretendiendo contar.
Entonces por un lado, que somos contadores de historias. Y por otro lado que lo hacemos en forma secuencial. Un ilustrador puede contar una historia en una ilustración, de hecho a mi parecer siempre debe hacerlo, pero la naturaleza de la historieta va a pretender narrar esa historia en secuencia, en viñetas. Y las viñetas no son una ilustración cada una. No. Son un conjunto de tomas que cuentan una historia. No pueden pensarse ni desarrollarse de forma individual, cada página, de hecho cada página par e impar deben planearse juntas, porque el libro de cómic es una macro estructura que responde en un orden particular (el arco argumental, por ejemplo) donde cada sub-unidad (capítulos, si es que el libro los tiene) replica esa estructura, y cada par de páginas dentro del capítulo vuelve a replicar, y luego cada página en particular, luego los cuartos de cada página y finalmente cada viñeta. La historieta es una experiencia narrativa secuencial de múltiples escalas.

Corazon Obsidiana_04_07

 

– Te has tomado tu tiempo para trabajar Corazón de Obsidiana, armar la historia, corregir. Te lo digo en atención a quienes se desesperan por publicar lo antes posible. ¿Hay que madurar la historia, el dibujo o también es buena la pasión de la rapidez?

M. J. B.: César Augusto, primer emperador de Roma, decía «Festina Lente» que literalmente se traduce como «Apresurate despacio». Para mi es uno de los lemas con los que intento vivir mi vida profesional. Para ir rápido, hay que ser cuidadoso, hacer las cosas a conciencia, y dedicarlos el tiempo que necesite cada actividad. No se puede pretender escribir un guión de 100 páginas en una semana, ni dibujar 5 páginas de comic en un día. No se puede comenzar una historia inventando cada semana lo que va a pasar en cada página. No se puede ejecutar un proyecto a mediano o largo plazo sin planificación. Es un suicidio. Creo que cada autor, cada artista, cada persona debe primero conocerse a si mismo (Nota fuera de tema: Esta es la sección de parafrasear la sabiduría clásica). Cuánto tiempo te toma hacer una página de cómic y quedar conforme con el resultado. ¿Cuanto tiempo toma hacer el layout, los lápices, las tintas, el color, los rótulos? ¿1 día, 5 días, una semana? lo que sea, todas las respuestas son válidas. Una vez uno tiene claro esos ritmos, comenzar a trabajar, planificando en función de ello. Si me toma 5 días tener una página terminada bien, que me deja conforme, bueno, hago una página a la semana. Y punto. Y tengo 54 páginas al finalizar el año. Probablemente por ahí por el cuarto o sexto mes, gracias a la práctica y a la constancia, voy a alcanzar los mismos resultados con 3 días de trabajo, y podré hacer dos páginas a la semana, y tener 80 páginas al finalizar un año. Entonces, hacer un cómic de 120 páginas, me tomaría, a ese ritmo, año y medio, dedicando tiempo para investigar, el diseño de personajes y escenarios, las pruebas de conceptos y las correcciones. Para mi esa es la forma correcta de enfrentar un proyecto: Planificar.

Corazon obsidiana_04_09

Por otro lado, creo que las cosas maduran en la medida que las trabajas. Tanto las historias como la técnica y la capacidad de cada uno como narrador. Pero, creo que lo que más ayuda a madurar el trabajo propio es enfrentarlo a la visión de otros. Y en ese contexto creo que el trabajo de los editores es fundamental para hacer madurar una obra y a un autor. Por eso mi consejo es que, una vez ya están más menos afirmados con su método de trabajo y con la forma en que narran, se acerquen a un editor, y trabajen juntos para hacer crecer su trabajo.

En este contexto creo que es importante hacer hincapié en dos aspectos. El primero es que el estilo es sólo una herramienta. Por lo tanto la búsqueda del autor no es la búsqueda de un estilo, este se debe adaptar a cada trabajo, a cada historia, si no encontrar su voz como narrador. ¿Qué historias cuentas? ¿Desde que punto de vista conoces el mundo? ¿Tienes una voz? ¿Tienes banderas de lucha? ¿Cómo te desbordas como ser humano en la obra que estas realizando?. Lo segundo, es que, para sobrevivir por mucho tiempo en esta industria, hay que amar los procesos, no los resultados. No hay que aferrarse a una historia, esa favorita, ni esperar el éxito total con una obra, por que a veces cosas que amamos, no son bien recibidas por el público, y cosas con las que no estamos conformes son muy populares. A veces hay que re hacer 10 veces un concepto para llegar a lo que queremos, o a lo que el cliente busca, si te enamoras de uno de esos conceptos, y resulta que no sirve, vas a sufrir. Si amas el proceso de crear, cada una de las búsquedas va a ser fascinante. Esos son mis humildes consejos.

– La historieta chilena ya está asentada, al menos eso creo yo, no sé tú, pero… ¿Sientes, piensas que falta por hacer?

M. J. B.: Yo creo que es una industria asentada y saludable.

– ¿Hay tareas pendientes?

M. J. B.: No creo que la industria tenga «tareas pendientes», por que eso es tan relativo. Hoy en día se hace historieta en muchos niveles, sobre muchos temas, abordando múltiples miradas; hay diversidad de autores, editoriales, publico. Hay distintos tipos de eventos, para satisfacer distintos tipos de necesidades. No creo que haya mejores o peores formas de aproximarse al mundo del entretenimiento, creo que cada uno debe buscar las que más le acomodan como autor, y como público. Yo espero que Chile pueda seguir desarrollando autores y artistas de calidad, contadores de historias. Y espero que ellos, sean quienes sean, y vengan de donde vengan, cuenten historias honestas. Si logramos eso, estamos al otro lado.

MJB

– Podrías ganar dinero haciendo otra cosa o dándole menos tiempo a la historieta ¿Por qué seguir, por qué insistir haciendo esto?

M. J. B.: Porque me gusta contar historias. Es la respuesta menos emocionante ever. Hago esto por que es lo que amo hacer. No sólo hacer historietas, si no escribir, diseñar personajes, hacer concept art, desarrollar videojuegos, producir cortometrajes. Lo que amo es contar historias, es lo que me gusta, lo que me da dinero y es para lo que tengo, algo, de talento. Así que no podría imaginar mi vida dedicándome a otra cosa. Aunque no le cierro las puertas a nada, en este momento, contar historias es lo que me hace feliz.

468 ad

Leave a Reply