Thierry Murat: Escritor de imágenes

Portada lagrimas asesino

POR CARLOS REYES G.

Aprovechando la reciente visita de dos importantes dibujantes franceses (Emmanuel Lepage y Thierry Murat)al festival internacional de Valpocómics, y ante mi imposibilidad de ir a las interesantes actividades realizadas en Valparaíso, concerté -junto a los autores Rodrigo Elgueta y el francés Olivier Balez- una entrevista con Thierry Murat cerca de mi casa en el Barrio Lastarria. 

Charlar con Murat, autor que adaptó la novela de Anne-Laure Bondoux, Las lágrimas del asesino, era una oportunidad que no podía dejar pasar por varias razones. Se trata de una exitosa y multi-premiada novela gráfica cuya historia transcurre en la Patagonia chilena y que por azares de la distribución ( o el chauvinismo) se vende en las librerías locales y es además, un libro que se relaciona con un trabajo de investigación que venimos desarrollando hace ya casi un año con Rodrigo Elgueta. A esto añadámosle que me intrigaba sobre manera ahondar en el trabajo gráfico, aparentemente minimalista, de Murat a la hora de enfrentar la página de historieta.

El encuentro tuvo lugar en un café de Merced junto a Firmin, el  joven hijo de Murat que se mantuvo estóico durante una conversación que osciló entre el francés y el español y abundó en extrañas disquisiciones. Este es un resumen de los sucedido en esa agradable tarde de primavera.

Mis agradecimientos a Quentin Sonneville, Jean Yves Decottigni​es, Rodrigo Elgueta y Olivier Balez por su colaboración y ayuda en esta entrevista.

Lagrimas asesino1

El poderoso triángulo de personajes de Las lágrimas del asesino.

 

MENOS ES MÁS

Las lágrimas del asesino es un cómic de cierta crudeza y de violencia contenida, con un tratamiento distante, cuya lectura perturba, provoca interrogantes, abre puertas insospechadas y muestra el provocativo triángulo que se produce entre un niño, Paolo; un intelectual, Luis y un asesino cuyo nombre paradojalmente es el de Ángel.

– Hay en tu trabajo un estilo minimalista, muy simple. Sé que es complejo llegar a esa simplicidad…

– La palabra simple no me gusta porque no es completamente correcta, porque como dices hay mucho trabajo. La simplicidad existe al principio y pienso que es la simplicidad de mirar en la vida, en mi vida de todos los días. La capacidad de mirar lo simple de las cosas. A mí me gusta un árbol que se dibuja delante de una ventana… cosas muy  evidentes que se pueden contar.
 
– Tu trabajo se despega de la visión franco-belga… ¿Te sientes parte de alguna tradición de dibujo? 

– No. A veces me comparan con Edmunde Bodoin, Muñoz, pero para mí es muy exagerada la comparación, me complace mucho, pero para mí no es la verdad.

Olivier Balez: En el dibujo no, pero tal vez en la poesía que hay en ellos, sí…

 

01TMurat

 Thierry Murat en Chile.

– Cuando era un joven de unos veinte años para mí era la línea clara, pero era un estudiante sin publicaciones, un estudiante que se fue a trabajar en el medio de la comunicación después y en la publicidad y en esta época me interesaba la línea clara con Serge Clerc, Yves Chaland, Ever Meulen, pero esto está muy lejos de mi trabajo actual y no lo puedo explicar. Pienso que el patrimonio de todos estos artistas de línea clara es visible no en mis dibujos, sino en el vacío. Es mi explicación, pero los dos universos son tan distintos, están tan lejos que es difícil de buscar una explicación. Mi patrimonio es la línea clara y el dibujo de la escuela belga y no es la pintura, a excepción de Edward Hooper.

Balez: Eres diseñador gráfico y me explicabas que cuando trabajabas este cómic, Las lágrimas del asesino, tratabas cada vez de sacar cosas y se nota que te quedaste con lo esencial.

– Menos es más para ti ¿Por qué?

– Sí… Hay un escultor, Giacometti dice “Mientras más pones, más te falta”. A mi me gusta mucho. Es mi religión (risas)

UN REALISTA EMOCIONAL

– ¿Qué te sedujo de la novela original para decidirte a dibujarla?

– El principio de la novela. El estado de situación inicial. Un asesino, un niño, muy puro, muy inocente y los dos se enfrentan. es el principio de muchas historias posibles. Y en esta novela, Anne-Laure hizo una historia posible para mí. Me gustó el ángulo que ella decidió realizar con este inicio.

– Ella habla en la introducción de que hay muchas de sus palabras mezcladas con las tuyas. Tuviste que cortar mucho, Con Rodrigo (Elgueta) vimos el final de la novela y era diferente.

– Completamente diferente. Por ejemplo, al personaje de Luis, Anne-Laure lo ha excusado al final. Durante la historia, Luis comete una traición. Se va en el barco con Celia y deja al niño con el asesino. Después en la novela de Anne -Laure, Luis regresa en la pequeña casa. Da la vuelta al mundo y manda cartas como él había hecho antes y en mi versión, no quise excusar para nada a Luis.

– ¿Por qué?

– Porque es un traidor y para mí era más importante no excusarlo y sublimar al personaje de Ángel que al de Luis.

– En el Chile de esa época hay muchas historias de asesinos famosos, incluida la Émile Dubois, un francés en Valparaíso.

– Yo no sé si Anne-Laure sabía esta historia de muchos asesinos famosos en América Latina… América Latina es una tierra de conflicto, de relaciones humanas muy duras y me parece que ella en su novela se apoyó en todo este contexto. Me parece que después de mi flechazo con el principio de la novela, después vino el paisaje.

el niño

Paolo, el niño chileno que aprende la más dura de las lecciones en Las lágrimas del asesino.

– Sobre el paisaje, a Rodrigo (Elgueta) y a mí nos parece más que una Patagonia realista, una Patagonia mítica. Pues al no conocerla, creaste un universo muy particular.

– La palabra mítica me gusta. Yo sé que mi paisaje no es la verdad. No fui a la Patagonia.

– No buscas el realismo…

– Un realismo particular, un realismo de los sentimientos. Sentimientos entre los personajes y los sentimientos que hacen cuerpo con un paisaje, pero no exactamente el paisaje de aquí. Una coherencia entre los sentimientos y un paisaje, eso es lo que está en mi búsqueda.

– Es un paisaje, yermo y vacío como el de los personajes. Hay emociones que no se comunican…

– Sí. Eso que dices es lo que andaba buscando, era mi intención y me siento feliz de que se lea y se entienda así.

LOS AVATARES DE LA ADAPTACIÓN

– Algo interesante del personaje del niño es su reacción frente al accionar inicial del asesino. Quizás nosotros habríamos hecho lo mismo que él ¿Qué otra alternativa tiene?

– Está en la novela también. Es una sentencia muy importante, muy fuerte para mí. Increíble… pero en esa época, posible y no solamente en La Patagonia, en el fin del mundo,  sino en Francia, en los pueblos perdidos del año 1900. Volvamos a las partes que he cambiado porque hay muchas. En la novela, el niño va a volver a la casa después de una vida de estudiante. En mi versión el niño se hace escritor y es la conclusión de todo lo que él nos cuenta. Para mí, la conclusión ideal era el niño ya grande, delante de una máquina de escribir.  Me gustan las viejas máquinas de escribir por la visualidad y me di cuenta que además tenía mucho contenido que él fuese escritor para mí, era obvio. Tenía que ser así. La historia habita en el escritor y miren qué historia vivió. Para mí hay una mezcla de dos cosas: el niño aprende a leer y a escribir con Luis y aprende de la vida con el asesino. Hay muchas cosas diferentes como la escena del muelle durante la noche. Es una escena muy personal. El dibujo es un muelle que se termina abruptamente y que continúa destruido. Es un fin pero no es un fin. Es un fin que puede continuar. esta imagen no existe en la novela de Anne-Laure. Rodrigo (Elgueta) sabe que es una tontería hacer una escena así en Punta Arenas. En la novela de Anne-Laureesta escena es en un desfiladero. Es una tontería porque Punta Arenas es arena. Yo lo sabía.

 

El muelle

La metáfora del muelle.

– La imagen del muelle era poderosa y había que usarla…

– Sí, como una metáfora. Pero no era mi intención, al principio era solo una intención visual. Una búsqueda de verdad geográfica. Vi en Google Map que Punta Arenas era plano y no había desfiladeros y me dije qué voy a hacer con esta escena… ¡un muelle! Después encontré esta idea de un muelle roto que continúa…

– Entiendo entonces que el trabajo previo que haces es muy largo que finalmente el de dibujo es más breve.

– Sí, es cierto.

– Piensas mucho antes.

– Soy cerebral (ríe) No soy un dibujante soy un escritor de imágenes.

– Cuándo dibujas… ¿Qué es lo que dibuja? ¿La mano, la mente?

– Los ojos… y claro, la cabeza y claro porque no están lejos y la mano es únicamente un medio, un instrumento. Son  mis ojos en principio, mis ojos en la vida de todos los días.

– ¿Por qué Las lágrimas del asesino es tu libro más exitoso hasta ahora?

– Hay muchos temas universales, la filiación de la sangre, pero de una sangre particular, no como la entiendo habitualmente. Hay una trilogía de personajes muy estereotípica. Un nino, un intelectual, un asesino. Muy interesante como trilogía. En la novela de Anne-Laure había un cuarto personaje, un gordo leñador del bosque del sur. Cuando Ángel y el niño están fugándose de la policía encuentran a este personaje que es un gordo con una barba en una pequeña casa y me dije, con mucho respeto para Anne-Laure, para mí visión de la historia no era necesario hablar de él. Este momento de la historia es de calma, un pequeño momento de equilibrio  antes que la policía lo atrape.  Es un momento de calma y quietud ¿Y por qué? La novela original es para jóvenes, adolescentes y en este contexto funciona muy bien porque el personaje de Ricardo, el leñador gordo, es como un abuelo. Es importante para la novela adodlescente y es un momento muy rápido, no es de calma.

Balez: Me doy cuenta que Trabajaste la novela de Anne-Laure Bondoux como trabajas tus viñetas, sacando cosas…

– Sacando cosas para hacer más. No para mejorar, para acentuar, para que se parezca más a mi idea de la historia.

niño y asesino

Y ella te dejó libre…

– Sí, me ha dado una total libertad, un regalo inmenso.

Balez: ¿Ella nunca quiso saber cómo lo ibas a hacer y lo descubrió una vez publicado?

– Lo descubrió en tres partes y cada vez estaba muy emocionada. Era su historia, pero era muy diferente, era mi historia también y eso es muy emocionante. Una bonita historia entre ella y yo.

Elgueta: Es lo interesante de las adaptaciones. Es la misma historia pero con los matices de los creadores. He estado leyendo un libro sobre el psicoanálisis en las distintas narrativas del mundo y de lo que tú comentabas de cómo ibas podando la historia se podría hacer una lectura psicoanalítica. Los tres personajes se corresponden a las distintas dimensiones de un ser humano. El intelectual sería el equivalente a los ideales, el asesino, a lo pasional y es el niño quién va a enfrentarse a ellos dos en la historia.

– Y eso tiene que ver con que la historia  muchos caminos para ser interpretada. Ese es uno, yo tengo otro.

– Me parece que Anne-Laure es más el personaje de Luis y yo soy más el personaje de Ángel y Paolo juntos.

– Desde hace un tiempo a esta parte en el mundo entero se habla de novelas gráficas y acá en Chile eso ha ayudado al cómic a despegar un poco. En Francia, que siempre ha tenido mucha historieta ¿Ha colaborado en algo?

– Sí, sí. Contribuyó a tener más lectores. Hasta ahora eran  adolescentes, hombres y hoy hay todo tipo de gente.

Balez: Ahora uno lo ve cuando va a un festival de cómic en Francia. Antes eran puros hombres, muchos de 30 0 40 añós comprando libros y cuando llegó L’Association y otros temas y libros, hubo más mujeres.

 – Cuando estuve en el festival de Lyon me llamó mucho la atención vere en una misma fila ancianos, ninos, mujeres , jovenes… excelente…

– Excelente. No sé si es culpa de la novela gráfica es… la evolución del cómic en general. Me gustan  mucho estos años en el medio editorial. Pienso que es una buena cosa vivir esto.

– Libros como éste, como el tuyo no se publicaban años atrás. Imposible.

Balez: Mi interpretación es que se publican cada vez más libros y los editores se atreven a hacer libros de los que van a vender solameante 3 mil, 4 cuatro mil ejemplares y lo hacen igual. Por ejemplo, Glenat publica cosas masivas y grata de llegar a un público mayor, pero según yo con unos libros que no son mis libros, pero mi editor creó una colección  después de la L’Association, de Futurópolis, porque se dio cuenta  de que también se podían publicar lindas historias para menos público y de repente hay algún libro que se destaca. Cuando Persépolis comenzó en blanco y negro en la L’Association, nunca hubieramos pensado, aunque es un buen libro, que iba a tener tanto éxito.

– Algo que me toca el corazón particularmente en los festivales de cómic es que los aficionados más clásicos, abren sus ojos ¿Qué es esto? (hace el gesto de abrir un libro) Es un lector de Michel Vaillant, de la old school. Es muy emocionante, son hombres de 50 años…

UN MUNDO INFINITO

– Nuevos proyectos… qué se viene ahora para tí.

– Regresar a mi casa (risas) y porque tengo un proyecto muy, muy importante, una adaptación libre, es la verdad, muy libre de una novela de Hemingway que se llama El viejo y el mar. Con mi editor en Futurópolis, tenemos el acuerdo de la familia y es importante porque hay que hacer el libro.

 

02TMurat

Murat exhibiendo la novela de Anne -Laure Bondoux y su propia adaptación.

– ¿Cuánto tiempo demoras en hacer un libro?

– Un año. Hay una cosa importante que quiero decir sobre Las lágrimas del asesino y mi viaje aquí a Chile. Cuando trabajé en la novela gráfica hay una palabra que me venía a la cabeza todo el tiempo. La noción de fin del mundo y me preguntaba por el sentido de la palabra fin. Fin no es final, claro, fin no es la misma cosa que final. ¿Es una buena pregunta o no?

– Sí.

– Bien. Me di cuenta que en el sur de América Latina no vivo el fin del mundo, si no un mundo infinito. Es muy diferente. Es una conclusión.

Balez: Es el muelle, es tu imagen del muelle.

– Sí, es el muelle. Me di cuenta de esto justamente en este viaje, hablando con Rodrigo (Elgueta)

– ¿Te gustaría ir a La Patagonia?

– Sí, claro que sí, la próxima vez, pero no es tan importante al final, porque como ya te he dicho, esta es la visión de un mundo infinito.

———————————————————————————————–
Otros trabajos de Thierry Murat son:
Le poisson-chat con guión de d’Arnaud Floc’h; Elle ne pleure pas, elle chante junto al guionista Éric Corbeyran, basado en una novela de d’Amélie Sarn y Woody Guthrie, álbum integral del autor. Ninguno de estos trabajos se encuentra disponible en español.

Destacamos:
Au vent mauvais, con guión de Rascal, édición Futuropolis, 2013, cómic que a decir del propio Murat se trata de un “road-movie” contemplativo y desengañado”
Las Lagrimas del assessino, guión y dibujo de Thierry Murat, libremente adaptado de la novela de Anne-Laure Bondoux, édición Edelvives, 2012, en español, édición Futuropolis, 2011, en francés.

 Más información sobre la obra de Thierry Murat en: http://thierrymurat.canalblog.com/

 

 

468 ad

Leave a Reply