CLAUDIO ÁLVAREZ: “Espero que nuestros cómics envejezcan bien”

PortadaElGranGuaren BAJA

POR CARLOS REYES G.

 

Guarén: Del Mapudungún) Ratón grande.

Para nadie resultará extraño o desmedido decir que estamos en un momento de ebullición creativa respecto de la producción de historieta chilena. Los títulos se suceden con más rapidez de lo que las reseñas logran capturar y hasta se hace difícil escoger a qué nuevo lanzamiento, charla o feria asistirás, sabiendo que al escoger dejarás fuera de tu radar otras actividades.

En medio de este, aún agradable, estado de situación editorial surgió hace unos meses una nueva publicación: El gran guarén, una historieta que situó a a sus autores, el dibujante Pedro Tralkan y el guionista Claudio Álvarez en un nodo de interés por su trabajo en esta edición independiente a cargo de Acción Cómics (http://accioncomics.com/)

Como parte de la explosiva aparición de nuevas ediciones impresas que han surgido de experiencias web previas, la pareja de artistas ha irrumpido con fuerza en el medio local con un interesante trabajo que explora el subsuelo (tanto en el sentido lato como metafórico) de la narrativa gráfica local y lo mezcla con elementos de la historia reciente de Chile en una mixtura que bien vale la pena leer con detención.

Con ustedes uno de los guarenes mayores: El guionista Claudio Álvarez

 

LosCreadores

De izq. a derecha:  El dibujante Pedro Tralkan y el guionista Claudio Álvarez 

EN LA CANCHA DE BERKHOFF

– El trabajo del guionista es a menudo invisible ¿Qué es lo que te atrae de la escritura de guiones de cómic?

– Básicamente poder contar historias. Yo escribo hace mucho rato para la televisión, principalmente guiones de humor para programas de entretención, y además he tenido la suerte de que me paguen por escribir un par de películas de esas que nunca se hacen. Como desde chico fui lector de cómics y dibujante amateur, aunque durante varios años no tomé una revista, me pareció súper interesante probar el formato. Me llamó la atención lo que estaba pasando con el cómic chileno y pensé “los espacios existen, por qué no ocuparlos”. Me di cuenta yo que también podía traer una pelota y jugar, porque la cancha alcanzaba para todos.

El cómic es súper generoso con los autores. Te ofrece la oportunidad de hacer todo lo que puedas imaginar. No hay un productor diciendo que no hay plata para generar guarenes gigantes en el computador, o que no puedes hacer explotar una estación del metro, ni hacer actuar al presidente. Es un medio ideal para contar historias.

 

Fragmento pagina

 

– Ustedes han destacado el hecho de que El gran guarén está inspirado en las páginas de El horror de Berkoff de Francisco Ortega…

– Claro. Cuando me empecé a meter en el mundillo del cómic chileno me puse como meta tratar de leer todo lo que los autores chilenos estaban haciendo. Lo hice porque me gustaba y también para ver qué era lo que estaba pasando a nivel de historias y de mercado. Una de las cosas que estaba pasando era que Ortega publicó el Horror de Berkhoff. Me entretuve leyendo el libro. Yo me crié en el sur, así que no me costó mucho conectar con el escenario físico y emocional que Francisco propuso, y con esta idea del horror cotidiano, estático y enquistado en los secretos de un pueblo chico. La historia del Guarén, este roedor gigante que habita bajo Santiago, estaba entre las páginas, casi como una anécdota, y con otras características. Formaba parte de una conversación en que uno de los personajes cuenta una idea de guión para una película. Días después, en twitter, le pregunté a @efeortega si le molestaba que yo escribiera El Gran Guarén. La condición que me puso fue que le diera el crédito a Pércival Guidotti, el personaje de El Horror de Berkhoff que relata el guión en el libro, lo que hicimos en todos los capítulos. Si tú buscabas hace un tiempo atrás información sobre la leyenda urbana de El Gran Guarén, sólo encontrabas un texto en un reportaje de Francisco para una revista de fin de semana, en la que recorrió el Santiago subterráneo. De cierta manera lo que hice fue tomar su guarén y hacerlo más grande (Risas) Francisco ha sido muy buena onda con nosotros, y por lo mismo lo invitamos a participar en el lanzamiento del libro, en su condición de único investigador y estudioso del mundo subterráneo santiaguino. De cierta manera, El Gran Guarén podría ser además un spin off de El Horror de Berkhoff.

HACER EL CÓMIC: LA MITAD DE LAPEGA

– En este trabajo, como muchos otros en el último tiempo se mezclan realidad , hechos de nuestra historia reciente con ficción ¿Es este un modo de acercar hechos fantásticos al lector?

– La mezcla tiene que ver con varias cosas. No me veo escribiendo ni publicando nada que no tenga que ver de alguna manera con la realidad de Chile, al menos en este momento. Para mí contar historias que sucedan en el país tiene un valor, y creo que la gente también agradece verse reflejada en los Piñeracómics. Creo también que es una buena manera de acercar a la gente al cómic, porque partes de una base que tu público ya conoce. Cuando le digo a alguien “cada vez que estuviste en el metro y el tren pegó un frenazo, fue porque hay guarenes gigantes en la línea”, sonríen y se les iluminan los ojos. Conectas con algo que les pasa y eso es re difícil lograrlo con otras historias, o al menos te demoras más. Comercialmente también era bueno plantearlo así, porque hoy la gente anda buscando descubrir conspiraciones. Plantear el guión de esa manera me parecía atractivo: esto es algo que está ahí desde el gobierno de Allende y que nadie te ha contado. Incluso desde el punto de vista de la difusión, que es algo que para mí no es menor, era bueno.

– ¿Sientes que la historieta chilena necesita nuevos lectores que excedan el ghetto?

– Con urgencia, y ojalá más chicos. Una de las cosas que veo en este medio, y que para mí es un peligro, es que somos un grupo de treintones escribiendo para treintones. El público de cómic nacional no es mucho y es la misma gente la que compra todo lo que sale, va a las firmas de los artistas y comenta en los sitios. Las únicas formas de romper con eso son empezar a mirar hoy a los más chicos, pensando en contar con una base de lectores más amplia en diez años más, y generar comunidad y redes alrededor de las obras. Cuando tú logras tener un público que te sigue y te acompaña en cada emprendimiento, es que hiciste la pega bien. En ese sentido, Facebook y twitter no son accesorios, o al menos así lo veo yo. Hacer el cómic es la mitad del trabajo, y es el comienzo para una pega fundamental como es la difusión.

LA SOCIEDAD AUTORAL 

– ¿Puedes explicar parte de tu sistema de trabajo?

– Como guionista es bien simple: me siento y escribo. De cierta manera estoy “entrenado” para la tele, en que tienes que tener el guión con un deadline súper rígido, así que una vez que tengo una idea no divago mucho, me gusta eso de lanzarse y que la historia te vaya diciendo lo que necesita en la medida que avanzas. Por lo mismo me acostumbré a trabajar rápido. En el caso de El Guarén, escribí los cinco primeros capítulos en una o dos tardes, casi de corrido. Luego pulí el texto cuando por fin encontré a Pedro para que dibujara. El último capítulo lo escribí cuando ya teníamos fecha de lanzamiento, meses después.

 

Los autores

 

– ¿Cómo entiendes el trabajo con el dibujante?

– Como una sociedad. Me cuesta pensar en el dibujante por encargo, que hace todo lo que dices. Me gusta trabajar con coautores, con tipos que hacen la historia suya y te sorprenden. Lo que más me gusta de escribir cómics es ver cómo las ideas se transforman en viñetas que superan lo que pensaste, abrir el mail con los jpgs adjuntos y ser el primer lector. Supongo que ese es nuestro gran privilegio.
Yo creo mucho en lo que hacen los dibujantes, me gusta que sean coautores. Una de las características del dibujo de Pedro Tralkan, es la manera en que hace sus layouts. Por lo general te propone algo que no habías considerado antes. Es un súper buen partner. A mí me sorprendió la evolución que tuvo a través de los capítulos y meses de trabajo y la manera en que hacía todo: primero bocetos, corrección de bocetos y luego páginas finales, en que dibujó, entintó, coloreó y rotuló.

TRADICIÓN PROTEÍCA

– ¿Crees que efectivamente se ha producido un giro importante respecto de la historieta chilena? ¿Cómo se percibe ese cambio?

– Es bien curioso, porque si tú hablas con alguien que lleva veinte o treinta años en esto, te va a decir que lo que pasa hoy ya pasó antes, y que cada generación tuvo su auge y caída. Yo patudamente te puedo dar mi visión de recién llegado, porque además lo pude ver de afuera antes.
Creo que lo que hoy existe hay que cuidarlo. Me refiero a la escena local, a las posibilidades de difusión, a los espacios, los autores, etc. Hay una escena bien dinámica en que todo el mundo se conoce y en que incluso existe un ánimo de cooperación y una sensación de que vienen cosas buenas para todos. Pero tampoco hay que engrupirse demasiado, porque es una escena frágil. Lo que pasa hoy efectivamente puede ser parecido a lo que pasó antes, pero hoy la oportunidad es nuestra, de esta generación de creadores, para marcar una diferencia y subir los peldaños que antes no se pudieron escalar.

 

Viñeta gran guarén

 

Tenemos tecnología, redes y atención de los medios que los que vinieron antes que nosotros no tuvieron, y hay que ser inteligentes para aprovechar eso. Y no se trata sólo de talento, se trata de entender que trabajando juntos las cosas salen más fácil, que la pega no termina con la página dibujada e impresa, sino que hay que salir a mostrar lo que hacemos, hay que salir a buscar a los lectores, y que las redes sociales no son sólo para ponerle “me gusta” a las fotos de gatos.

A mí me gustaría ver en el futuro cercano a las editoriales chilenas asociadas, fijando un calendario conjunto de lanzamientos para no toparse, negociando su participación en eventos como un colectivo, negociando juntos precios de imprenta, potenciando entre todos la difusión de lo que se está haciendo y con una conciencia grupal solidaria. Claro, es medio Martin Luther King, pero creo que es la manera de cuidar lo que existe hoy. A partir de eso, contemos las mejores historias, con inteligencia y también con olfato comercial.

 

lanzamiento b

Eduardo Fuentes y Pancho Ortega acompañan a los autores en el lanzamiento del volumen de historietas.

 

– ¿Podemos hablar con propiedad de una nueva historieta chilena, de una escena renovada con nuevos temas y búsquedas?

– Es medio cliché, pero somos hijos de nuestro tiempo y lo que hacemos es reflejo del Chile en que nos toca vivir, de sus temas, sus modas y sus búsquedas. Las historias que contamos reflejan eso. En diez años más otro autor va a estar respondiendo la misma pregunta y diciendo que su generación vino a renovar la historieta chilena. Como toda creación, el cómic está inserto en un medio que cambia. Tú rompes eso sólo cuando logras trascender, cuando haces Condorito, Barrabases, Mampato o el Doctor Mortis y atraviesas generaciones.

La historieta chilena tiene una tradición bien chora y orgullosa, con productos y obras que son enormes en comparación con la mayoría de las cosas que hacemos hoy. Yo espero que nuestros cómics envejezcan bien.

lanzamiento

El lanzamiento de El gran guarén en FIC Santiago 2013.

 

– Creaste Accion cómics y pasaste de la web al papel ¿Por qué publicar hoy cuando muchos dicen que la impresión física va en retirada? 

– Porque esa es una gran mentira inventada por los vendedores de tablets (Risas) El encanto del papel, de tocar, de hojear, el olor a tinta y la larga lista de clichés asociadas a los libros no sólo es real, sino que tiene una dimensión más mundana: la gente está más dispuesta a pagar por un libro impreso que por un cómic digital. Si no fuera así, las grandes editoriales de cómics gringas tendrían sólo portales de venta de e-comics, lo que no está cerca de pasar. Sería interesante ir a una convención de cómics con una Tablet, tratando de que la gente compre tu cómic para descargarlo.
El lector de cómics, en mi experiencia, disfruta el libro como objeto, le gusta el marca página, la postal, la firma del autor. Hay cosas que lo digital no ha logrado reemplazar.

 

Viñetas Gran Guarén

 

– ¿Qué es lo fundamental en una narración gráfica?

– Que genere un vínculo con el lector, que se entienda por sí sola, que haga que te pases la película completa. Que el juego que te propone el cómic de completar con tu cabeza los trozos del relato que ves en las páginas, sea lo suficientemente entretenido como para querer seguir leyendo.

 

468 ad

Leave a Reply