Recordando a Themo

Los amigos de Ergocomics, Carlos González (Dibujante y animador, creador de Tevito) y Moisés Hassón (Investigador), se despiden de Themo Lobos.

 

HA MUERTO UNO DE LOS GRANDES. Faltan palabras para hablar de Themo.

Cuando uno de los grandes se va  como él, las palabras son insuficientes para  alabar su destacado quehacer profesional.  Los sentimientos se multiplican para darle las gracias, para abrazarlo con nuestro pensamiento, para gritar a los cuatro vientos que  fue y será uno de los grandes de la historieta chilena Su calidad gráfica, su inagotable creatividad, sus encuadres y expresiones de  los comic creados por él, son el testimonio fiel de su trayectoria.

Querido y admirado Themo: has cumplido con creces tu misión en este mundo. Alegraste y entretuviste a muchas generaciones con la creación de tus personajes. Allá te encontrarás con Pepo, Nato, Vicar, Máximo Carvajal, Oscar Vega, Eduardo Amstrong, Alhué y muchos otros.

Estoy seguro que te tendrán un espacio para dibujar en  la revista de los Grandes de la Historieta en Chile.

Vaya para su orgullosa familia mí más sentido pésame.

CARLOS GONZÁLEZ (TEVITO)     

 

 COMO MUCHOS YO CONOCÍ A THEMO POR EL PERSONAJE DE MAMPATO. Recuerdo que era un niño y la revista comenzó a ser comprada por mi padre desde el numero 1. Desde el comienzo, lo que me atrajo fue la historia de este niño chileno que tenía aventuras viajando por el tiempo, y que nunca salía siquiera magullado. En ese entonces la gran pelea semanal junto con mis hermanos era quien tomaba primero la revista, porque tenía el derecho de leerla antes que nadie.

Así, los ejemplares fueron llegando y mi padre fue muy sabio y empastó los primeros cuarenta ejemplares. Era un total de tres tomos. Para mí, una de las felicidades mas grandes cuando me enfermaba y debía ir a la cama, era tomar esos tomos y nuevamente releer esas historias. Aun hoy conservo esos empastes, con ejemplares hoy ajados, otros sin portadas, con hojas recortadas, pero que los guardo porque tiene un poder casi mágico para transportarme en el tiempo, al pasado.

Nuevamente los releo, ahora mientras preparo esta crónica. Sigo viendo que lo que más me llamo la atención de la revista era la historieta de Mampato, pero también los otros trabajos de Themo allí. Inolvidables personajes: Máximo Chambónez, Los cuentos del abuelo Chambónez.

No fueron Howard Flynn, Dynamo, Coretin, Agente Submarino,  Ringo, ni ninguno de esas otras historias lo que me atrajo.  De hecho estoy casi seguro que no las seguía en mi lectura semanal.  Nunca me atrajeron.

Con el tiempo fui conociendo más de Themos Lobos. Primero supe de su época en El Peneca, la que conocí mientras buscaba la obra de Oscar Camino (Hacia Otros Mundos).  Allí conocí a Michote y Pericon, una pareja muy parecida a Ogú y Mampato, a Sapolin el niño rana, también persiguiendo Siluros.  Luego en la reconocida revista Rocket su magnífico Nick Obre, agente 000-5, que luego supe primero estuvo antes en la revista Barrabases a fines de los 50’s.  Cada vez su carrera se hacía más patente, su línea de trabajo más clara, su permanencia más constante en el años 60’s y 70’s.

Posteriormente vino su Cucalón (de Pimpin no me alcance a enterar), sus libros, y en este revival del comic en Chile los merecidos homenajes.

Gracias Themo por los lindos momentos en mi infancia, y los gratos instantes en mi madurez.

MOISÉS HASSÓN

468 ad

Leave a Reply