Martín Warp: Saltando al Vacío

 POR CARLOS REYES G

Martín Warp vive en “Eleei” (Los Ángeles, región del Bío Bío, Chile, zona golpeada por el cataclismo del 27 de Febrero de 2010) Tiene tan sólo 17años y es grafitero. Juan Elal es su único amigo. Martín consume quetamina, practica skate, confecciona provocativos stenciles, sufre de epilepsia y atraviesa por extraños estados alterados de conciencia. Ciber-chamán adolescente que dice viajar por el tiempo, por ahora, en el presente, se le acusa de estar implicado en un crimen cometido 40 años atrás. En otra línea argumental Coi coi acecha  a un extraño niño sensible a ciertas manifestaciones psíquicas, al tiempo que en el pasado reciente un televisor recibe señales que, muchos creen, provienen del mismo infierno y un cazador primitivo encuentra una cinta de video con tres películas grabadas en EP en medio de la nieve ancestral de hace millones de años atrás.

Y claro, nada de esto resulta extraño si el eje central de la historia es el viaje en el tiempo.

Un asesinato cometido hace 40 años  por un joven que hoy tiene 17 años de edad.

 

LOS AUTORES

Esta es parte de la oscura intriga que ofrece el primer volumen de Martín Warp, la novela gráfica que se vende en dos formatos, tapa blanda y dura y que también se puede descargar gratis desde la red. El equipo creativo detrás de este proyecto está  formado por Enrique Videla (guión) y Abel Elizondo (dibujo) Elizondo ha trabajado con el aclamado grupoTeatro Cinema en el libro “El lenguaje de las mariposas”, junto a un grupo de autores en la novela gráfica de “Heredia Detective” y más recientemente en un libro de próxima aparición y que había estado trabajando junto al cineasta Raúl Ruíz hasta poco antes de la muerte de éste.

Videla, por su parte, es guionista de series de TV como Gen Mishima, Derrotados y la recientemente exitosa Prófugos de HBO. “Es un lenguaje que tiene una poética muy particular – dice Videla cuando le pregunto por su cambio de soporte- que no es exactamente igual a la del cine”.

Abel recuerda que cuando: “Vi Gen Mishima y me fijé en los créditos y aparecía él y Rodrigo, el director (…) los ubiqué, nos juntamos. Les propuse hacer un cómic de Gen Mishima, pero por cosas de derechos y voluntades no se pudo, pero fue derivando a una cercanía y empezamos a construir un cómic apocalíptico, de fin de mundo (…) Me sorprendió la versatilidad de Enrique en la manera de recibir la información y concentrarla en una historia”.

 

Una de las tramas simultáneas de Martín Warp que se desarrolla hace 8000 años atrás.

Warp, es una palabra llena de referencias para ambos autores y esperan que también lo sea para para algunos de sus lectores: Ahí están Star Trek, ciertas teorías cuánticas que circulan por la red y también un juego de palabras que ya usara H. G. Oesterheld al crear personajes como Sherlock Time o Mort Cinder.

El libro fue precedido por una campaña viral en la que el propio Martín Warp Quintero compartió durante semanas en las redes sociales, regalando sus notables stenciles a los cibernautas, muchos de los cuales creyeron estar efectivamente compartiendo con un muchacho de carne y hueso, no obstante se trataba de un personaje de ficción, protagonista de un libro de cómic que habla sobre un muchacho drogadicto que usa el pseudónimo de Warp (¿Recuerdan al siempre sobre exigido ingeniero jefe Scotty en la sala de máquinas del Enterprise?)

Warp que está secundado por un universo de freaks similares a él: Olivia Katrimán, Juan Elal, Marco Nibiru y el obsesivo oficial Matalama.

Matamala, empecinado en descubrir al sesino

LA ESCRITURA WARPIANA

Los perfiles de cada uno de los personajes del cómic decantan con lentitud página a página sin revelarse del todo aún, gracias a la perfilocortante pluma de Videla que sabe diferenciar muy bien cada una de sus voces. De entre todas ellas destacan claramente los delirantes textos de Marco Nibiru. El guionista Enrique Videla teje con inteligencia una serie de tramas secundarias que se entrelazan para lograr muchos momentos inquietantes a lo largo del libro como el descubrimiento del cadáver de Katrimán por Matamala y los pájaros suicidas, por recordar tan sólo un par de escenas.

Con hábil pluma el guionista sopesa los distintos niveles diegéticos que desarrolla, creando un mosaico de puntos de vista, apenas esbozados, pero que se van abriendo lentamente (tal vez demasiado lentamente en este primer volumen), hasta llegar a sus respectivos clímax, no exentos de giros y sorpresas.

Para Videla esta historieta viene a ser una continuación de los temas que ya había abordado en la escritura de la serie de TV Gen Mishima, pero según sus propias palabras, ha llevado en Martín Warp el mismo elemento fantástico mucho más lejos de lo que hiciera en su antecedente audiovisual.

 

Elizondo se empeñó en que cada trama temporal del libro tuviese su propio estilo gráfico.

“Tiene las manos limpias para decir lo que piensa”– dicen los autores sobre su joven personaje y lo hacen porque sienten que hay (y propician) una clara relación entre los sucesos políticos del estudiantado chileno del 2011 con el desenfado, la rabia de Martín Warp que para ellos encarna un espíritu subversivo, un indignado 2011.

Pero… ¿Cuál es exactamente el carácter del universo de Martín Warp?: “Una especie de thriller no tradicional que tiene elementos de policial de CF y de historia de aprendizaje, de viaje iniciático, mosaico adolescente” – explica Videla.

En suma, un guión complejo que aburrirá a los que buscan acción y diálogos evidentes, pero que llamará la atención de los que buscan algo más, una historia que, sin ser pretenciosa, exige ser leída con calma, un mix de lenguajes batidos en una juguera. Una mezcla buscada de “Cómic británico independiente con décimas de tradición popular”, sentencia el guionista.

La portada del libro.

 LA ESTÉTICA WARPIANA

Para ilustrar las páginas de hace 8000 años atrás, el dibujo de Abel Elizondo usa el grafito, pero para el universo del presente recurre a la tinta y para el resto de las tramas- temporalidades usa diversas técnicas que ayudan al lector a diferenciarlas claramente, aún antes de se llegue a comprender totalmente los hechos que relatan.

El dibujante usa muchas viñetas flash, pequeñas (característica habitual en él) que encierran, a menudo, detalles de la historia (títulos escritos a mano en una cinta de video, una mirada de soslayo de un personaje a otro, una mano, una cruz) haciéndonos olvidar el total, creando nuevas lecturas parasitarias, pero como guiñando el ojo al lector que intuye que, como en todo buen thriller, cada detalle cuenta y puede encerrar en sí mismo la relevación de un secreto atómico. Se percibe claramente el oficio de Elizondo en la escuela del storyboard, trabajo a medio camino entre el audiovisual y el lenguaje de la narrativa gráfica, pero que aquí sabe bien para qué puede serle útil.

Detalles: Mejorar las tipografías usadas, cuidar los globos y ciertas elecciones de diseño que entorpecen, pero que ciertamente no dañan la obra total.

Este primer volumen nos presenta los hilos argumentales y comienza a revelarnos los universos interiores de cada personaje y concluye, como todo buen primer capítulo en múltiples climax que preparan el paso siguiente. Dicen sus creadores que este es el comienzo de una serie de libros sobre el personaje, los que esperan publicar con la acelerada lentitud que la calidad que buscan se merece.

Sólo espero que no sea el típico caso del número único sin sucesión, una vieja historia chilena que cansa y molesta al lector que quiere que las historias, como toda buena y seductora aventura, concluyan en algún momento y le permitan hacer ese cierre necesario, esa recapitulación para evaluar si el viaje, la invitación inicial que le ha sido cursada, ha valido o no la pena.

Con impaciencia y verdadero entusiasmo, exijo el próximo libro de Martín Warp ¡AHORA!

 Más informaciones y descarga gratuita de libro de Martín Warp en su web oficial:  http://www.viceral.cl/

 

Una muestra de los abundantes e ingeniosos stenciles de Martín Warp que han viralizado la red.


468 ad

One Responseto “Martín Warp: Saltando al Vacío”

  1. cam dice:

    Hace mucho no me paseaba por esta página. Sigue igual de buena y con un diseño mucho más ameno a la vista. (Eso sí, la letra de los textos está muy pequeña!)

    Sobre la nota, muy completa, un gran aporte. Me alegro que este comic esté generando ruido por inet pq para mi también fue un aire de viento fresco: una historia alucinante! Mis felicitaciones van para los dos creadores

    Y también espero con las mismas ganas lo que sigue!

Leave a Reply