Adiós Moebius

 

POR CARLOS REYES G.

Jean Giraud, Moebius, el más grande e influyente dibujante  de historieta de todos los tiempos ha abandonado el planeta tierra, a la edad de 73 años.

Un artífice de la narrativa gráfica, desde su vertiente más experimental y lisérgica, hasta la más clásica de las aventuras y de ciencia ficción. Al morir nos lega una obra que deja una huella que en vida del propio Moebius ya era todo un hito. Moebius se consagró en vida como el “Meilleur artiste en arts graphiques”. Trabajó para Hollywood en la creación y concepción de personajes de films como Alien, The fifth element o Abyss,  entre otros. Fue condecorado en 1985 con la orden des Arts et des Lettres de François Mitterrand entre decenas de premios, fue el culpable arrepentido de la penetración del manga en occidente, Fue el cocreador de Blueberry, historieta  de vaqueros que el propio autor reconoció como su esponsor personal, ya que era sabido que era el trabajo que más beneficios económicos le proporcionaba. Otras de sus obras señeras fueron El Incal con guión de Jodorowsky y su trabajo en El garaje hermético, libro que caló hondó en los dibujantes del mundo entero al despojarse de toda narrativa clásica para encarar su realización.  Moebius influyó o liquidó a todos los dibujantes que conocieron la perfección de su avasallante trazo y de su desenfadada imaginación.

Moebius fue una de las figuras trascendentales que marcó profundamente, más de lo que aún podemos visualizar, a la generación de autores chilenos de fines de los 80. Su recordada charla junto a Jodorowsky en su visita a Chile de aquellos años lo cambió todo.  Sus elogiosos comentarios al trabajo de Martín Cáceres en la cena de aquella vez, en su paso fugaz, pero contundente que revolucionó la escena local hasta hoy.

De izq a derecha: asi fuera de la foto, Udo Jacobsen, Carlos Gatica, Moebius, , Martín Cáceres, Máximo Carvajal, Jaime Lagos y Jodorovsky

 Nunca conocí a Moebius directamente, pero yengo el privilegio de conocer a uno de sus amigos de infancia, el guionista francés Pierre Christin, que me dijo: “Cuando era joven siempre tuve ganas de escribir historias, empecé escribiendo pequeños poemas y cuentos. Comencé con mi amigo de juventud, Jean Claude Mezieres que vivía en mi mismo barrio de juventud y después con otro amigo del liceo, Jean Giraud, Moebius. Éramos tres amigos con sueños. Cuando vi cómo dibujaba Jean Giraud decidí que era mejor que yo parara de dibujar. Así que decidí hacer jazz, porque Jean Giraud no era nada dotado para la música. Teníamos entre 16 y 18 años”.

Loro Coirón, pseudónimo de Thierry Defert, artista francés que reparte sus días entre París y Valparaíso, es otro amigo de Moebius, gracias al cual, Claudio Aguilera (Biblioteca Nacional, Galería Plop!) y yo nos habíamos enterado del delicado estado de salud del dibujante, que el propio Loro pudo constatar en su última visita a Francia.

Viene a mi memoria una anécdota que me fuera relatada por el dibujante Cristian Mallea cuando el colectivo de jóvenes artistas argentinos, formado por el propio Mallea junto a Ángel Mosquito, Carlos Aón, Gervasio, Jok y Luis Guaragna, agrupados bajo el nombre de La Productora, viajaron el 2007 a Angouleme.  Cuando ya estaban en el prestigioso festival en que Argentina era invitado de honor, de pronto, se acercóa su stand alguienvivamente interesado en su trabajo. Se trataba de un señor de sombrero “Un dios”, según las palabras de los muchachos, un dios que resultó ser el mismísimo Moebius.

 

Moebius en Angouleme con los chicos de La productora.

 Rodrigo Salinas  y yo estuvimos el pasado 2011 en Lyon. Cierto día pasamos a una librería de BD a comprar libros. ¿Qué fue lo que Salinas compró en una tienda llena de trabajos notables de nuevos autores de Bd francesa?  ¿Qué libro le importó un comino que estuviese en francés o que fuese caro, pues lo único que le bastaba era admirar el arte del dibujo? Pues El Incal, con los dibujos de uno de sus dibujantes de cabecera de todos los tiempos.

Se me viene a la memoria otro momento memorable. Hace sólo un par de años, el 2010 según recuerdo, gracias a la ayuda del dibujante francés Olivier Balez, junto al también dibujante y diseñador Ricardo Vega, buscábamos invitar a Moebius al festival Viñetas del fin del mundo de ese año y lo más cerca que estuvimos de lograrlo fue una llamada telefónica a su celular. Un cordial Moebius nos remitió a su mujer para ultimar los detalles de un viaje que desgraciadamente nunca se concretó. Recuerdo a un nervioso Ricardo Vega escuhcar la voz de su maestro por al altavoz del celular como si fuese un algo imposible. Nunca lo había visto así. “‘Quedé helado – escribe Vega hoy en un breve correo que envía desde España- lloré un poco, es que para mí es como un padre de mi imaginacion, estoy impactado”.

 

¿Por qué Moebius es tan grande? ¿Qué lo convierte en un hito contemporáneo? Su camaléonico trabajo, la diversidad de estilos que cultivaba, pero que no obstante, tenían una misma impronta, una misma huella, la de autor con una personalidad propia y definida, pues Moebius no era un dibujante sin trazo propio, sino que su dibujo ora automático y suelto, ora exquisito y prolijo, eran las dos caras de una misma mano prodigiosa y sobre todo, siempre fácilmente reconocible, más allá de los cambios de estilo.

La muerte pega fuerte y cuando se trata de alguien a quien hemos leído tan ávidamente, que ya casi es un miembro de tu propio hogar, pega más. Duele más.

 

Escribo estas líneas mientras Vicente, de tan sólo 9 años de edad hace sus tareas sobre la mesa del comedor. Lo observo un rato y veo la vida fluyendo, comenzando auspiciosa y me alegra saber que la vida sigue, que somos finitos, mortales, pero que podemos rozar la inmortalidad, gracias a lo que la pequeña obra humana puede darnos.

Es cierto, Moebius ha dejado la tierra, pero sus libros, sus páginas siguen en mi biblioteca y podré seguir visitándolo y disfrutando de su obra, cuantas veces así lo desee. Moebius estará y se habrá ido, como en la vieja paradoja cuántica.

¿Qué nos deja su partida? ¿Un vacío en el pecho? ¿Una tristeza perenne? Esta vez nos deja el oro de la creación, el trabajo del mago.

Jean Giraud, Moebius, Gir o quien quiera que hayas sido,  gracias por el regalo de la imaginación. 

 

468 ad

4 Responsesto “Adiós Moebius”

  1. Fyto Manga dice:

    “De izq a derecha: asi fuera de la foto, Udo Jacobsen, Carlos Gatica, Moebius, Martín Cáceres, Jaime Lagos y Jodorovsky…”
    Y AL MEDIO, AL LADO DEL MAESTRO… OTRO MAESTRO: MAXIMO CARVAJAL!

  2. […] > Adiós Moebius by Carlos Reyes (Google translation: Moebius Farewell). Here’s an uncorrected excerpt from […]

  3. contreras dice:

    y personaje clave de la entrañable anécdota de “los cachirulos en los pendejos”

  4. carlos dice:

    diantres, amigos, no sabía que don Jean Giraud nos habia dejado, fue un gran dibujante, que temprano partió, solo tres años mas que el gran Leonardo; hasta siempre Moebius

Leave a Reply