Hildegardo Igor:EL dibujante de Mizomba

POR MAURICIO GARCÍA

Hildegardo Igor

El 1 de mayo de 2009 fue el último día de un gran dibujante de historieta, don Hildegardo Igor Vargas, hermano y discípulo de Mario Igor.

Hace unos años, el dibujante Manuel Cárdenas nos contaba que Hildegardo Igor nació dos años después que su famoso hermano Mario, un 18 de septiembre de 1931, circunstancia que incentivaba su patriotismo.

Según cuenta Mario Igor en su autobiografía sus infancias transcurren tranquila y apaciblemente en esa ciudad, junto a sus hermanas y hermanos. Señala además que sus padres, gente muy trabajadora, trataron de darle a él y sus hermanos una educación que les permitiera enfrentar la vida con dignidad.

Mario Igor es llevado por su inquietud por el dibujo a la empresa Zig-Zag, donde le encargan trabajos para diferentes revistas, como «Don Fausto», la naciente «Okey» y «El Peneca». Con el tiempo sería conocido como «El Príncipe Negro» por sus amigos.

Editorial «Zig-Zag», cuyo departamento de historietas dirigía Elisa Serrano a comienzos de la década de 1960, logró formar un gran equipo profesional de más de 40 dibujantes, guionistas, letristas, coloristas, traductores que trabajaban día y noche en el Barrio Bellavista. Son años de gran efervescencia artística. Los antiguos dibujantes apoyaban el trabajo de los nuevos, que acudían con la ilusión de superar a «los viejos» maestros.

Entre ellos llegó Hildegardo Igor, quien fue el dibujante que mejor logró acercarse al estilo de su hermano Mario. Hildegardo realizó también su obra en diferentes revistas, logrando una carrera propia e interesante, pero siempre algo opacada por su ya famoso hermano.

Sus primeros trabajos se publicaron en la revista de aventuras selváticas «El Intocable». La historia fue una creación del Departamento de historietas de Zig-Zag, con guiones de José Zamorano y dibujos iniciales de Sam (Samuel Gana) y Mario Igor. Hildegardo se unió a ellos y muchas páginas de la revista se nutrieron de sus dibujos.

Para la revista del oeste «Far West» dibujó junto con Manuel Cárdenas y otros la serie «Fly Berty, el cazador fugitivo». La hitoria era sobre un joven acusado de un asesinato que no había cometido y enfrascado en la persecución del asesino, en el mejor estilo de la serie de televisión «El Fugitivo». Los guiones originales eran de José Zamorano.

El éxito de muchas de estas revistas de la Editorial «Zig Zag» se ve truncado por la efervescencia política de principios de los setenta. Luego de la adquisición de parte de Zig-Zag por el Estado, la Editorial se transformó en Quimantú y surgieron nuevos proyectos. Pero Mario e Hildegardo Igor y otros, siguieron trabajando y creando en revistas como»Far West» y»El Intocable», ya transformada en «Guerrillero» y con Mizomba reducido a líder de una revuelta negra en Africa.

Luego del golpe de estado de 1973, Quimantú cerró por un tiempo y resurgió como Editorial Gabriela Mistral. la empresa mantuvo revistas, como Jungla, Far West, El Manque, pero además volvió una nueva revista de «El Intocable», que incursionó con más fuerza en el tema de las zonas perdidas o desconocidas, de la mano de un indígena mestizo, con extraños poderes mentalles. Los dibujos, como era de suponer recayeron sobre los hermanos Igor, Hildegardo y Mario y los guiones fueron escritos, una vez más, por José Zamorano.

La serie se complementó con episodios autoconclusivos referentes a Africa e historias de tribus negras y Árabes del desierto. Los guiones erande Jorge Yañez y los dibujos de Hildegardo y Mario Igor, Santiago Peñailillo, y Ernesto López.

Debido a que no alcanzaron el éxito de la revista antecesora, dejó de publicarse luego de una veintena de números.

En revista «Far West», Hildegardo realizó historietas unitarias, junto a Lincoln Fuentes y Máximo Carvajal.

La Revista «El Manque» tambien retornó en enero de 1974, luego de una reorganización interna. El personaje volvió a la concepción original creada por Mario Igor. Al fin era un justiciero del siglo XIX, con poncho, habitante del sur de Chile, trastocado casi en un oeste salvaje. Las portadas eran de Mario Igor y Juan Francisco Jara, los guiones seguían a cargo de José Zamorano y los dibujos en manos del tándem de los hermanos Igor y Santiago Peñailillo.

Luego del cierre de las revistas de Gabriela Mistral pasaron años sin que se supiese más del trabajo de Hildegardo Igor, salvo su aporte para revista «Mampato», pero cuando en 1989 se produjo la aparición de las revistas picarescas de Editorial Molino, como «El Quirquincho» o «La Papaya», bajo la dirección inicial de Joel Espinoza, Hildegardo Igor volvió a la mesa de luz. Con texto de Lojoneco, Hildegardo dibujó «Leyendas Chilenas» y otras historietas.

Durante los últimos años Hildegardo Igor, ya con severos problemas auditivos y de salud, recibió esporádicos homenajes por su dilatada trayectoria en encuentros de historieta, como los realizados por Ergocomics para el Día de la Historieta o la última exposición realizada en el Museo de Bellas Artes de Santiago: «¡Exijo una explicación! 200 años de narración gráfica en Chile»

Bibliografía:

Mario Igor: Autobiografía, Revista infantil Pocas Pecas N° 54, del 23 de septiembre de 1979, diario El Mercurio.

Conversaciones con los dibujantes. Hildegardo Igor, Abel Romero y Manuel Cárdenas.

Conversaciones con Sonia Igor Almonacid, hija de Hildegardo

 

Una pagina de Hildegardo Igor para el personaje «Mizomba».

 

 

468 ad

Leave a Reply