RUIZ-TAGLE: El dibujante de histori(et)a

RUIZ-TAGLE: El dibujante de histori(et)a

 

POR MAURICIO GARCÍA

Este notable dibujante y pintor, el creador de las historietas históricas de la desparecida revista “Mampato”, es actualmente gerente de Erreté, una sociedad dedicada al merchandising corporativo. Por años fue una figura desconocida a la que estuvimos tratando de ubicar sin éxito. La exposición sobre historieta chilena, exhibida recientemente en el Museo de Bellas Artes, nos permitió conocerlo y sellar al fin con éxito, una larga búsqueda.

 

Luis Ruiz-Tagle nació el 9 de Julio 1945 en Santiago de Chile. Su educación la realizó en diferentes ciudades del sur de Chile. La básica en el Liceo Fiscal de Cañete, entre 1950 y 1955; las Humanidades en el Liceo Fiscal de Talcahuano de 1956 a 1958; en el Liceo Parroquial de Yungay entre1959, 1962 y en Liceo Cervantes de Santiago en 1964. Luego realizó estudios superiores en el Instituto de Estudios Secundarios de la Universidad de Chile de Santiago entre 1965 y 1966.

LOS PRIMEROS DIBUJOS

En Yungay tuvo sus primeros acercamientos con la historieta. Armó su primer tablero de dibujo donde realizó muchas historietas bélicas y de cowboys en sus cuadernos de croquis. En el liceo había un sacerdote, el padre Jorge Herrera, que dibujaba y pintaba en forma extraordinaria. El sacerdote hacia las tarjetas de saludos de fin año para el liceo y la escuela publica y en los grandes actos era el encargado de pintarlos telones y escenarios para los estudiantes.

A él le mostró Ruiz-Tagle sus primeros dibujos y le pidió que le ayudara. Recuerda que pintaban sobre telas de sacos cocidos, para lograr un gran fondo con tierra de colores diluida en agua con cola de carpintero. El sacerdote también le permitió estudiar en su biblioteca, la que contaba con dos libros de enseñanza de dibujos del norteamericano Andrew Loomis, libro que con el tiempo adquirió en Santiago y que hasta el día de hoy es parte de su biblioteca y consulta obligada cada vez que pinta o dibuja la figura humana. Dicha biblioteca contaba además con una gran colección de ediciones de Readers Digest, que el joven Ruiz-Tagle miraba y releía una y otra vez, pues en aquella época era completamente ilustrada. Mientras observaba esos dibujos, bocetos y caricaturas, todo ese mundo, chiquito pero maravilloso, le abrió una pequeña puerta por la cual definitivamente se introdujo en el arte del dibujo y la ilustración.

MENTORES E INFLUENCIAS

Una vez en Santiago y paralelamente a sus estudios de humanidades, ingresó a la Escuela de Artes Aplicadas de la Universidad de Chile, en donde se impartían clases de dibujo, afiche, publicidad y otros talleres.

De esta casa de estudios Ruiz Tagle recuerda al Profesor Mario Guillén y sus clases de dibujo de figura humana y composición, con modelos en vivo, también a don Waldo González con sus clases de dibujo aplicado y a los profesores Mussenmayer y Sagredo en las clases de diseño publicitario. De todos ellos aprendió lo necesario para tener más seguridad a la hora de enfrentar la búsqueda de trabajo entre las Agencias de Publicidad de la época. Aparte de las clases, y dado sus limitados recursos, salía con un block a dibujar todo lo que encontraba en la calle, buscando entender las proporciones, la perspectiva, la luz y la sombra en los objetos y la figura humana. Se convirtió en un observador profesional y guardaba en su memoria todos aquellos detalles que llamaban su atención y que podrían servirle en futuros trabajos: los pliegues de la ropa, la posición de las manos los rostros, las personas sentadas en la plaza de armas, zapatos, armas, caballos, etc.

En esos años leyó mucha historieta y descubrió dibujantes maravillosos, de los cuales estudió su técnica, la composición de sus láminas, la forma de narrar. Aprendió de autores clásicos como Alex Raymond, Hal Foster, Don Barry, Stan Drake, John Cullen Murphy, entre muchos otros. De entre los chilenos cita a ilustradores increíbles como Coré, Eduardo Armstrong y Oscar Vega.

EL HISTÓRICO MAMPATO

Como ilustrador y diseñador trabajó en la desaparecida agencia de Eastman publicidad, que luego pasó a llamarse EVP publicidad. Allí desarrolló ilustraciones para Galletas MacKay, Viña San Pedro, Pinturas Tricolor, INSA (Goodyear actual), Flaño y muchas otras empresas. Fueron casi ocho años, donde entro como júnior y ascendió hasta llegar a ser socio de la empresa, desde el área de diseño, la ilustración y más tarde en la dirección de arte.

La crisis política del 70, hizo desaparecer la mayoría de las Agencias de publicidad, por lo que se animó a presentar un proyecto de Historia de Chile ilustrada al director de la revista “Mampato”, Eduardo Armstrong, quien inmediatamente le reservó cuatro paginas semanales, a todo color.

Durante varios años, en forma ininterrumpida, se publicaron en forma cronológica temas y personajes importantes de nuestra historia: La Conquista, Lautaro, Caupolicán, La colonia, La Quintrala, El Mestizo Alejo, Los tres Antonios, la independencia, con O?Higgins, los Carrera, Manuel Rodríguez representados todos ellos en las páginas de Ruiz Tagle, como nunca antes lo habían sido. La serie fue conocida como “Paginas brillantes de la Historia”, publicada en formato de folletín. También realizó una interesante historieta sobre Isla de Pascua, con mezcla de fantasía: “Te pito o Te Henua”. Tras la muerte de Eduardo Armstrong la revista “Mampato” perdió su rumbo y terminó por desaparecer al cabo de unos años.

A mediados de los setenta, fue convocado por “El Mercurio” para cubrir una nueva sección de tiras diarias. Allí compartió espacio con Lukas y desarrolló un proyecto para ilustrar la conquista y la colonización de Magallanes. Durante un año medio, diariamente, ilustró una tira de tres a cuatro viñetas donde desarrolló una historia que iba desde los primeros colonos de Puerto de Hambre, pasando por las investigaciones del capitán inglés Fitz Roy y Charles Darwin, hasta la incorporación de esas tierras al territorio chileno con la instalación del Fuerte Bulnes, la historia del Canal Beagle y los derechos de Chile en esa tierras.

Es interesante destacar que a fines de la década se publicó un interesante suplemento educativo llamado “Pocas Pecas”. En sus `paginas ilustró durante algunos años (1978-79) el gran Mario Igor y el propio Ruiz-Tagle adaptó allí “La isla misteriosa”, la famosa novela de Julio Verne. Paralelamente colaboró con ilustraciones en el suplemento de Artes y Letras de “El Mercurio” y le tocó ser el reemplazante del gran dibujante Jorge Délano, Coke, tras su fallecimiento en el año 1980, ocupando su lugar como ilustrador dominical de la figura de la semana.

Después de este periodo dedicado a la historieta e ilustración, se enfocó en un proyecto editorial de autor. Fue así como ilustró escenas típicas y costumbristas chilenas que editó en formato de láminas para enmarcar, carpetas temáticas de regalo, tarjetas de saludos, separadores de hojas de libros, naipes, etc., material que ha seguido renovando año a año, hasta el día de hoy y que resulta de fácil acceso vía Internet.

Ha sido expositor durante ocho años continuados en “La semana de la chilenidad” de Las Condes y continúa trabajando como independiente en el área del diseño gráfico y la publicidad, actividad que desarrolla desde hace mas de 45 años, y que se puede conocer en www.errete.cl

Luis Ruiz-Tagle, un autor que dio rostro a esa otra historia de Chile. Más cercana, heroica y ciertamente mucho más concreta a través de sus vigorosas paginas de historieta con las que nos hizo soñar de niños. Una historia-historieta que aún espera ser revisitada y presentada a las nuevas generaciones.

468 ad

One Responseto “RUIZ-TAGLE: El dibujante de histori(et)a”

  1. […] brillantes de nuestra Historia: guionizada y dibujada por Luis Ruiz Tagle, son pequeños episodios autoconclusivos con historias de la independencia de Chile (más un comic […]

  2. Encuentro valioso este comic que resume brillantemente nuestra historia, la cual tiene episodios magníficos.

Leave a Reply