100 años de "El Peneca" (2º Parte)

100 años de "El Peneca" (2º Parte)

LAS HISTORIETAS DE "EL PENECA": LOS AÑOS 20

La revista comenzó a publicar en la década del 20 el famoso "Quintín, el Aventurero", héroe de niños y jóvenes de varias generaciones. Vivía sus interminables historias, en diversos lugares y ambientes en su fantástico medio de transporte, el fabuloso submarplano, mezcla de avión, barco y submarino, que incluso podía flotar fijo en el aire, como lo harían años más tarde los futuros helicópteros. Incluso surgiría un dicho popular: "Tiene más historias que Quintín". La serie original se titulaba: "Rob de Robert", de Walter Bodell y Quintín se publicaba con variados retoques chilensis. "El Peneca" publicó a todo color las "Aventuras de un empresario de circo" que en realidad correspondían a la conocida: "Maldades de dos pilluelos", del norteamericano Rudolph Dirks, otra serie con larga tradición en Chile, además de una historia humorística del indio "Pussyfoot", que lo mostraba en sus continuas disputas con un ranchero mexicano.

1930-1950: LOS AÑOS DE ROXANE

Durante los años 30 y 40 la revista sigue bajo el alero de Editorial Zigzag e Imprenta Universo. Continúa bajo la dirección de Elvira Santa Cruz Ossa, Roxane, quien compartía su labor en El Peneca con sus desvelos en las colonias escolares para los niños necesitados y en cuanta institución de caridad existía. El Peneca llegó a un tiraje de más de 200.000 ejemplares que se vendían en toda Latinoamérica. Roxane crea la serie "María Luz y Luz María" para las niñas. Pero los principales héroes de la publicación eran, el anteriormente mencionado "Quintín el Aventurero" y "El Capitán Luna", un enmascarado, aventurero de capa y espada, alto y moreno, que de noche administraba justicia ocultando su humilde identidad de Martín, el herrero.

Otras series populares eran "Las aventuras de un empresario de circo" ya reseñada; las celebres aventuras humorísticas de "Pin Pin Serafín da la vuelta al mundo" y las de "Papa Rucha y su hijo Mote". En otros ámbitos se producian las aventuras de "Tex, el audaz patrullero", un policía Montado del Canadá y, en 1935, una serie anónima, posiblemente norteamericana llamada "Las aventuras de Amapola y Condorito". Un folletín de western en que los nombres de los indios fueron chilenizados para su publicación en El Peneca.

LOS NUEVOS DIBUJANTES

La mayoría de las historietas de la revista eran en formato de folletín y más de la mitad del contenido total eran cuentos ilustrados y obras literarias adaptadas en folletín. Continuó existiendo la colaboración de lectores, algunos de los cuales se transformaron con los años en destacados dibujantes. Algunos de ellos, nuevos y consagrados fueron:



– Miguel Ángel Suárez,
que firmaba como Más, joven de Talca que llegará a ser uno de los dibujantes de "El Peneca" y de revistas como "Aladino", "Pobre Diablo" y otras. - Julio Berrios, pseudónimo: Juber. Destacado dibujante de Editorial Zig Zag y Quimantú en revistas como "Zorro", "Mampato" y otras.

Son características las historietas publicitarias, como "Las aventuras del Detective Mr. Whisky" del dibujante Julio Arévalo, que promovía Cafiaspirina, de Bayer. Arévalo participó además en la revista "Para todos", que promovía el estilo del Art Deco.

Durante la década del 30, la ilustración de series estuvo a cargo de Fidelicio Atria, el que firmaba simplemente como A. El pintor desaparecería discretamente detrás del fulgor del gran Coré.Más antecedentes de su obra en la nota especialmente dedicada a él en: http://www.ergocomics.cl/sitio/index.php?idele=20080729191738

"El Peneca" se mantuvo en la cúspide de la fama en la década del 40, manteniendo las características de la década anterior, pero con la colaboración de Coré, que en esos años presentó una historia, con ambientación selvática, que no era historieta propiamente tal, llamada "Linda y el niño de la selva". El héroe era el niño Kendru, acompañado de un leopardo, que ayudaba a Linda Hamilton que buscaba a su padre. Algunos la señalan como inspiración del futuro Mizomba, El Intocable.

Asimismo ya se nota en "El Peneca" la presencia de nuevas historietas extranjeras. Se publicó desde 1944 "Sandar, el titán", que es el Tarzán de Burne Hoggarth, uno de los más conocidos dibujantes del personaje después de Harold Foster. Los dibujos luego serían pirateados. También se publicaron series humorísticas, como "El ingenio de Monicaco" o "La Familia Penequin", para algunos un claro antecedente de "Condorito".

EL GRAN CORÉ

Ilustrador excepcional. Llegó siendo niño a la revista "El Peneca". Su nombre, Mario Silva Ossa, Coré. Nació en San Fernando, el 9 de marzo 1913, nieto del ilustre José Santos Ossa, magnate del salitre. Coré ilustró para la revista "El Peneca" entre 1932, hasta su trágica muerte acaecida el 13 de marzo de 1950. Tenía 37 años.

Coré no era tanto un dibujante de historietas, sino más bie un eximio ilustrador (plumilla, aguada, acuarela) Dibujó muchas portadas de "El Peneca", basadas en relatos contenidos en la misma revista o en algunas de las series de aventuras que se publicaban. También solía ilustrar el relato de la cuatro páginas centrales el que habitualmente terminaba en la contraportada. Realizaba adaptaciones de grandes novelas de aventuras juveniles, como "La isla del Tesoro" de Stevenson o "El Cisne Negro" de Sabatini, las que siempre fueron muy aceptadas y le permitieron ilustrar también los homónimos libros editados por Zig-Zag. Es inevitable no incluir las ilustraciones para "Corazón" de Edmundo de Amicís y las portadas de decenas de libros de aventuras de autores como Emilio Salgarí y otros, que el autor ilustró en aquellos años. Sin embargo, son sus dibujos sobre mitología, ogros, hadas, princesas y castillos, así como sobre las aventuras del clásico ingles "Herne, el cazador", los más recordados.

Coré trabajaba intensamente desde su casa, la que diseñó personalmente, al igual que sus muebles, convirtiendo su habitat personal en un verdadero rincón de fantasía. Otro dato anecdótico es que a menudo usaba a Nora Morvan, su mujer y a sus cuatro hijos, como modelos para las escenas del pesebre de navidad. También se le recuerda por las ilustraciones del popular "Silabario Hispanoamericano", de A. Duffoc Galdamez, cuya primera edición data de 1945 y que aún se sigue vendiendo en nuevas ediciones.

Coré fallecería trágicamente, tras arrojarse al paso de un tren, después de una fuerte depresión al descubrir que su mujer lo engañaba con un vecino abogado. Así, al menos refirió los hechos el dibujante Santiago Lau Fer a su colega Jorge Carvallo, Jorcar, que también lo conoció en esos años. Lo mismo ha ratificado el dibujante Jaime Escudero, quién agrega que poco después, el abogado de apellido Ortúzar, también acabaría suicidándose.

LOS SUCESORES DE CORÉ

Muchos son los nombres de los nuevos talentos que se sumaron a la revista. Algunos de ellos fueron: Alfredo Adduard que reemplazó a Coré en las portadas. Luego lo hará Pepo, al comienzo de la década. Lo mismo hacen Elena Poirier, Mario Igor, Themo Lobos, Toqui, Jano, Fidelicio Atria, Noriega, Mario Silva Morvan, hijo de Coré, Miguel Ángel Suárez, Víctor Arriagada y Nato. Jaime Escudero, por breve tiempo, realiza algunas portadas.



Elena Poirier, Nena:
La gran discípula de Coré fue la ilustradora Elena Poirier, Nena. Ilustradora. Elena Rut Poirier Fica que nació el 22 de septiembre de 1921 en Gorbea y falleció en Roma, Italia, el 28 de noviembre de 1998. Ingresó a "El Peneca" muy joven, a los 14 años, merced a la ayuda del padre de una compañera de colegio, trabajador de Zig-Zag, quien presentó sus dibujos a Coré, que la acogió y le entregó, gradualmente, las paginas centrales de la revista. Elena Poirier, gracias tambioén a las gestiones de Coré, asistió a clases libres en la Escuela de Bellas Artes. La joven hacia portadas y dibujos a pluma y pincel, ilustrando series de la revista y numerosos textos infantiles. En 1952, Elena Poirier recibió el Premio Ministerio de Educación por su obra y como discípula de Coré dijo: "Fue mi gran maestro, me estimuló y me ayudó? Fue el más grande ilustrador para niños que haya tenido nuestro país." Luego se trasladaría a Europa, primero a España y luego a Roma, Italia, donde se asentó y falleció en 1998. Durante años, siguió mandando sus dibujos a "El Peneca", con historias de sus viajes. Renato Andrade, Nato: Dibujó en la revista deportiva: "Estadio". Firmaba inicialmente como Renato y luego simplemente como Nato. Nació en San Javier, Región del Maule en 1921, y desde chico fue admirador de "El Peneca". Estudió dibujo por correspondencia y terminó ayudando a su profesor. Falleció el año 2006. A petición de la revista, Nato, creó la serie "Peneca", que versaba sobre un niño juguetón, su hermano "Chupetito" y una laucha inseparable. Característicos en la serie fueron los cuadros en las paredes, con personajes que tomaban vida. Era autoconclusiva, y se contaba en una o dos paginas. También dibujó la tira "Pocas Pecas", con guión de Ricardo García, futuro ejecutivo del sello Alerce. Alberto Lungenstras: Un joven dibujante llega en 1945 a Zig-Zag, con apenas 16 años. Rápidamente se integró a la revista, boceteando y pasando a tinta para ilustrar los cuentos e historietas, tarea que realizó durante muchos años. Su nombre Nació el 23 de abril de 1929 en Santiago, hijo de inmigrantes belgas. Falleció en Santiago, el 10 de junio de 2004, dejando tras de sí tres hijos, Alberto, Cristián y Pablo, los dos últimos también dibujantes. A Alberto Lungenstras le apodaban Quintín por dibujar en ocasiones la popular serie y por su singular parecido con el personaje. Alfredo Adduard: Dibujante de larga trayectoria y Premio Nacional de Periodismo, mención dibujo. Realizó la conocida historieta publicitaria "Don Bilz", un caballero que enfrentaba diversos problemas, los que resolvía bebiendo siempre la citada bebida, que le daba fortaleza. Pese a estar casi inválido, continuaría dibujando aún en los primeros años de los 50. Jaime Escudero Sanhueza: Arquitecto, nacido el 23 de julio de 1914, dibujó diversas portadas de la revista. Sin embargo, su principal mérito fue el haber realizado un intento de cine de dibujos animados junto al cineasta Carlos Trupp, otro arquitecto, aficionado al cine. El corto animado era un episodio titulado "15.000 dibujos", donde el protagonista era "Copuchita", un cóndor antropomorfo, que trató de representar el ideario del roto chileno, pero sin sus defectos. El film, de un rollo único fue exhibido a Walt Disney en 1941, año en que visitó Chile. El famoso dibujante lo invitó a viajar a EE.UU., lo que se frustró por el ingreso de ese país a la guerra.

Mario Igor: Ya a comienzos de los años 50 hay presencia de portadas del gran Mario Igor, dibujante venido de Puerto Montt. Nació el 20 de septiembre de 1929. Aunque su amigo Abel Romero señala que fue el 19 de septiembre. Sería conocido como "El Príncipe Negro". Con su talento innato asombró a maestros y compañeros y ya desde los 14 años fue ayudado por el pintor Hardy Wistuba e Ignacio Baixa. Mario Igor enviaba colaboraciones a la revista "El Peneca", las que sortearon el difícil escollo de la directora, que generalmente las rechazaba o que al publicarlas les señalaba a sus autores "aún le falta mucho. Siga practicando". Al trasladarse a Santiago fue acogido en el hogar del pintor Wistuba, que pretendió que estudiase en la Escuela de Bellas Artes, pero Mario entró a Zig Zag donde le encargaron trabajos para diferentes revistas, como "El Peneca", "Don Fausto", y en la naciente "Okey" donde se hizo cargo de las portadas. Igor era un artista autodidacta, que se convirtió en celebridad, abandonando el sueño de estudiar arte. Para el desaparecido historietista Máximo Carvajal, el arte tradicional perdió, pero el mundo del cómic y la ilustración, ganó un gigante. A fines de la década se transformó en el portadista oficial de El Peneca, ocupando el lugar de Coré, pero demostrando su propio valor. Mario Igor falleció el 13 de julio de 1995.

Avelino García: Nació en Villalón de Campo, lugar situado en Castilla La Vieja, España, el 27 de septiembre de 1932, pero llegó a Chile, casi directamente a la ciudad de San Fernando, al cumplir apenas un año de vida. En 1956 o 1957, según recuerda, se decidió a viajar a Santiago y, felizmente, ingresó a trabajar a "El Peneca", donde realizó, por un tiempo breve, ilustraciones infantiles junto a María Silva Ossa, hermana del gran dibujante Mario Silva Ossa, más conocido como Coré, ya fallecido en ese entonces. Otros dibujantes de El Peneca fueron Melitón Herrera, Melitón, Luis Goyenechea Zegarra, Lugoze, Ric y un joven Luis Cerna, con una historia de la prehistoria llamada "Hace mucho tiempo" publicada en los últimos números.

El dibujante Manuel Tejeda, Mono, conocido por su participación en "Topaze" y "Pobre Diablo" presentó a mediados de la década una serie protagonizada por frutias y vegetales llamada "Arvejita y Porotín". Enrique Cornejo Tapia, Penike, otro caricaturista de la época, nació en 1913. Era dibujante profesional desde 1930, en Valparaíso. En 1937 comenzó a trabajar en Santiago y publicó en "El Peneca". Luego, a mediados de los cuarenta, trabajaría en un diario de Buenos Aires. Tras una dilatada trayectoria fallecería en 1987. Manuel Rojas envió colaboraciones y después ilustró novelas, como "Ben Hur". José Herrera Carter, Toqui, fue portadista de "El Peneca" a principios de los años 50. A los 29 años, en 1952, ganó un premio de "El Mercurio" como afichista. No tenía estudios artísticos, sólo lo que le había enseñado su padre en su ciudad natal, Concepción. Luego le compró la empresa publicitaria a Víctor de la Fuente, cuando éste retornó a España. Themo Lobos publicó "Michote y Pericón", las aventuras de tres amigos, un gato, un ratón humanizados y "Sapolín", un niño buzo. También dibujó portadas en la segunda parte de la década. Sus años de triunfo los tendrá en "Barrabases" y "Mampato". Francisco Lagos, Lagosín, antiguo dibujante de "El Cabrito". Realizó algunas ilustraciones de novelas continuadas. Durante 1956 y 1957 se publicó en formato de folletín "Hacia otros mundos", de Oscar Camino, larga serie de ciencia-ficción, en un estilo realista y muy nfluenciado por la obra de Alex Raymond. Oscar Camino obtuvo en 1971 el Premio Nacional de Periodismo, mención Dibujo. Juan de Dios Sánchez, más conocido como Judisán, ilustró las aventuras de "Wanda", una especie de Tarzán rubio, también antecedente de "El Intocable". El dibujante cuenta que después supo que Wanda era nombre de mujer. En 1959 también dibujó para El Peneca, el conocido humorista gráfico, Jimmy Scott. No podemos dejar de mencionar al escritor y guionista de historietas, José Zamorano Reynal. Nació el 28 de diciembre de 1915 y comenzó su carrera en "El Peneca",publicando poesías y escribiendo las aventuras de un detective chileno llamado "Daniel Aldana". Trabajó en la mayoría de las revistas Zig-Zag en los años 60 y 70.

OBRAS EXTRANJERAS

La famosa serie "Quintín el aventurero" dejó de publicarse, a lo menos en Chile, a mediados de 1950. El Argentino Urtiaga publicó "Pichuncho" y "Chupete, Prudencio y Pillín". En el género de la ciencia-ficción EL Peneca publicó, entre otras series, "Dan Cooper", y "Dan Dare" ambas de autores ingleses. Las historietas bélicas se hicieron presentes a principios de los 50 con la serie "Claudio Terán, As del espacio", serie anónima, en folletín, sin globos. Narraba las aventuras de un aviador y su grupo, la Escuadrilla Heroica en China, en un conflicto no muy definido, pero con claras referencias a Corea. A fines de los 50 se publicó una versión de "Terry y los piratas", pero no el original de Milton Caniff, sino de su continuador, George Wonder. También se publicó la serie "Capitán Aguila" (Captain Easy) en la versión de Leslie Turner. Todo ello sin contar la aparición de múltiples unitarios sobre el tema bélico. Las aventuras selváticas se hicieron presentes con la famosa "Jim de la selva" y "Las aventuras de Bill y Bosy", un niño náufrago y un indígena en una isla, sin firma de autor y publicada a fines de los 50. En el western destacó "Roy Rogers", el vaquero cantante, promocionado en esos años como el rey de los vaqueros y con gran éxito en el cine. Además de "Tom Tex", "El Llanero Solitario", que luego de l955, apareció bajo el nombre de "Rojo, el jinete enmascarado". Hubo muchas series de piratas y aventuras en el mar, como "El último filibustero", "Teresa, la hija del Mar" o "Brick", todas anónimas. Algunas series norteamericanas fueron "Pepe Rubio" o "Mark Trail", personajes juveniles y animales. También se publicaron episodios de "Spirit", serie policial de Will Eisner y la famosa serie "Anita, la huerfanita", de Harold Gray. Desde comienzos de los 50 empezaron a publicarse series franco-belgas, como "Bajo la carpa de circo", "Hociquito Rojo" y otras. Lo anterior se hizo más evidente a fines de la década, con "Clorofilo" o "Nuestros dibujos animados", ambas de Raymond Macherot. "Llegan los marcianos" o "La amenaza atómica"; "Las aventuras de Alex", de Jacques Martín; "El casco Tártaro"; "Pon Pon", aventuras de un perro humanizado; "Modesto y Pelusita", publicada a color, en la contratapa, por Franquin y Greg; "Su Alteza, Puntito I"; "El Fantasmita"; "Pimpinela y Bibi". El famoso Bob de Moor dibujó también series unitarias. Hubo series como "La Reina Blanca de Calabar", de una misionera en África y de corte histórico, de capa y espada, como "El caballero blanco", de Fred Funcken y sobre América como "El hijo del conquistador" y "La venganza de los Incas". Las populares series humorísticas norteamericanas llegaron con "El Pájaro Loco" de Walter Lantz y el famoso "Daniel, el Travieso" de Hank Ketcham. También "Los Mellizos Saca y Pica", conocidos también como "Maldades de dos pilluelos". Otras series que se pudieron leer en El Peneca fueron "Bravo, el intrépido" y "Los viajes de Marco Polo".

LA DÉCADA DEL 50: UNA LARGA AGONÍA

En la década del 50 "El Peneca" se ve seriamente afectado por la muerte de Coré, siendo muy difícil para todos, asumir su suicidio. Hecho que por largo tiempo se silenció tanto en la prensa como en la revista, pese a ser un rumor muy extendido. Muchos cambios se suceden en El Peneca en estos años: Comienza a aparecer a público los días jueves y no los sábados. En septiembre de 1951 concluyen los 30 años de Roxane como directora. La sucede María Romero, critica de cine y periodista, que dirigió mucho tiempo la revista "Ecrán" y fue también una popular comentarista televisiva. María Romero falleció el 14 de agosto de 1990, a los 81 años.

A María Romero la sucede por poco tiempo Edith Mutzer, antigua integrante del staff de la revista. También es directora por un corto período Graciela Romero, periodista, luego conocida como Toto Romero, y conocida por sus libros sobre la sociedad y la farándula nacional. Posteriormente tomó la dirección la escritora Henriette Morvan, suegra de Coré y ex directora de "El Cabrito" y otras revistas de Zig Zag.

En la segunda mitad de los 50, el cargo será ocupado por el talentoso dibujante español Víctor de la Fuente, que llevaba ya largos años trabajando para Zig Zag. De la Fuente realizó las portadas de "El Peneca" durante varios años y la transformó en una revista de historietas.

En su autobiografía, publicada en el libro "Víctor de la Fuente, cuando el cómic es arte", el dibujante cuenta que se asoció a un chileno para hacer trabajos publicitarios. En 1960, luego de un breve viaje a España se encontró con que su socio había vendido sus derechos y estaba literalmente en la calle. Decidió entonces casarse y volver a España, para trabajar en Selecciones Ilustradas, para el mercado inglés. Esta versión difiere de la que cuenta el dibujante Abel Romero, que indica que su regreso se debió a un quiebre sentimental y que el propio de la Fuente vendió la parte de su sociedad. Con este hecho, real o no, se perdió un valioso dibujante que habría sido fundamental para la siguiente década de la historieta chilena, una década que sería la de mayor auge del género y en la que el español, no obstante su ausencia, se hará famoso en el mundo y en Chile, con series del oeste como "Sunday" o "Mathai-Dor".

A partir de 1958 la dirección de El Peneca es asumida por Carmen Alvayay de Zúñiga a la que la sigue, Odilia Navarro, Ketmis, ex secretaria de Roxane durante muchos años y que se convierte en la última directora de la popular revista. Los continuos cambios de director sólo presagiaban el lento declinar de la revista. La revista tiene en estos años 32 paginas, 2/3 de las cuales son de historietas, imponiéndose ya el globo de texto, pero manteniendo en general el estilo del folletín. Se dejan de publicar las colaboraciones literarias y poéticas de los lectores y hacia fines d elos 50 se empieza a dar gran auge a la escuela de historieta Franco-Belga

Entre el 28 de noviembre de 1957 y el 21 de abril de 1960 (N° 2555 al 2679) circuló como "El intrépido Peneca" bajo la influencia de Víctor de la Fuente. Entre el N° 2680 y el último, el N° 2705, del 20 de octubre de 1960, la revista retomó su nombre original.

No obstante, la popular revista, tuvo una larga agonía en la década del 50, pese a los intentos por levantar sus ventas y los consabidos cambios en la dirección. La publicación en folletín ya no podía competir con las revistas extranjeras, de autores norteamericanos, editados en México, principalmente por SEA, que publicaban historias completas en una sola revista. El Peneca dejó de publicarse el 20 de octubre de 1960, tras 2705 números. Su antigua directora, Roxane, ya anciana y con grandes cambios de temperamento y religión, no sobrevivió a su querida publicación, pues falleció, un mes después, el 7 de noviembre de 1960.

EL PENECA: SEGUNDA ÉPOCA

Hubo una segunda época de "El Peneca". Se publicó como revista semanal, de tamaño estándar, a dos colores. Contó con 26 números, publicados entre fines de 1971 y abril de 1972, a cargo de Francisco Alomar, quién fundó una empresa llamada Publicaciones F.A. y lanzó al mercado una serie de revistas a partir de 1971. La mayoría se imprimió en Copesa o en Litografía Amenábar. La serie principal fue una historieta autoconclusiva titulada "El Peneca", sobre un niño estudioso y deportista, de grandes anteojos, dibujada por Enrique Calvo G. Sin firma de dibujante, se publicó también la serie histórica: "Los viejos estandartes" con guión de Juan Bley. El humor estaba representado por "Cuateleche", humor a lo mexicano, por Tom, quién además creó "El Patito Chiquito", cuyo éxito produciría una revista propia. Máximo Carvajal dibujó una de sus pasiones en las páginas centrales de la revista: Los aviones, y Enrique Videla haría lo suyo con la serie humorística "Las Aventuras de don Leo". Hubo también series extranjeras en folletín como el consabido "Quintín, el Aventurero" y la tira autoconclusiva "Papa Rucha y su hijo mote". "Radan" era una serie sobre un aventurero en la prehistoria, dibujada por el francés André Chéret (años después se publicaría en Mampato bajo el título de "Thor"); "Roy Flash" narraba las aventuras de un futbolista y su equipo, serie inglesa, sin indicación de autor y en formato de folletín;"Los aventureros del espacio", ciencia-ficción, sin indicación de autor. Esta última podría ser de autoría del dibujante chileno Oscar Camino. Otras series que se publicaron fueron "Lobo Negro", aventuras de un indio Sioux y "El Capitán Luna", de las que no se tienen mayores datos.

Pese a todos los esfuerzos, este intento por reflotar el espíritu de la revista infantil más longeva y popular de Chile, devino en fracaso. Ya nadie podría ocupar el sitial de honor que una revista como El Peneca logró en el imaginario colectivo de tantas generaciones de niños y jóvenes que aún la recuerdan como el hito que fue.

Bibliografía

- Revistas "El Peneca"

– Jorge Délano F (Coke), Botica de turnio, Editorial Zigzag, 1964.

– Entrevistas a Avelino García, por M. García en www.ergocomics.cl

– Artículos sobre dibujantes de Zig Zag, notas a Mario Igor, Alfredo Adduard, Lungenstras, por M. García en www.ergocomics.cl

Las Aventuras del detective Mr. Whisky, de Julio Arévalo, historieta publicitaria de Bayer

Elvira Santa Cruz (Roxane) , el alma detrás de la revista y el joven Mario Igor, toda una leyenda de la historieta chilena.

Entre el 28 de noviembre de 1957 y el 21 de abril de 1960 (N° 2555 al 2679), y bajo la influencia de Víctor de la Fuente, la revista circuló como "El intrépido Peneca"

468 ad

Leave a Reply