Joel Espinoza Marchant

Noche, Bohemia y Comics

Joel Espinoza Marchant

Joel Antonio Espinoza Marchant nació en Santiago, el 13 de septiembre de 1946. Hijo de María Rebeca Marchant Soto y Joel Espinoza Ibáñez, sus estudios básicos, y parte de los secundarios, los hizo en la Academia de Humanidades, siendo compañero de curso del actual rector del colegio. Terminó sus estudios en el Liceo Gabriela Mistral, de la comuna de Independencia.

En esos tiempos ya se notaba su afición por el dibujo, siendo su principal inspiración uno que otro profesor o compañero de curso y, ya de mayor, sus compañeros de trabajo, amigos y familiares. Es muy común ver en sus historias rasgo de sus conocidos y familiares. Así, apreciamos una caricatura en que aparece su señora, en el personaje de la profesora que sorprende a dos alumnos en pleno acto sexual. Junto a su afición por el dibujo, comenzó a notarse su idealismo y rebeldía, no muy comunes en esos años.

Siempre contó con el apoyo de su padre en todas sus incursiones de estudio, entre las que se cuentan Pedagogía en Artes Plásticas, Arquitectura y Teatro. El dibujo siempre fue su pasión, aun cuando trabajó como vendedor en una empresa de lácteos. Su idealismo vocacional lo llevó a revelarse y hacer del comic su vida. Era un dibujante y guionista nato, que plasmaba directamente en el papel sus ideas.

Era un amante de la noche y la bohemia, de la buena mesa y el vino, de sus amigos y compañeros, vivió cada día como si fuera el último. Compartió con muchos conocidos rostros del comic nacional e internacional, entre ellos destacan su gran amigo Máximo Carvajal, los hermanos Mario e Ildegardo Igor, Antón, Dionisio, Themo Lobos, entre otros tantos, teniendo la desgracia de haber sido demasiado joven al momento del boom de las historietas en la década del sesenta y principios de los setenta, y un cuarentón a la hora del resurgimiento a fines de los años 80.

Al respecto, Máximo Carvajal nos cuenta que Joel fue a Editorial Quimantú a buscar trabajo el 1 de septiembre de 1973, llevándose un guión para la casa. Un mal momento para volcarse al dibujo.

Pese a lo expuesto, reincidió, y su momento de mayor productividad y fama se produjo a fines de la década del 80 y principios de los años 90. Las primeras noticias de su trabajo las tenemos de la revista "Beso Negro", en 1984, en la cual colaboran viejos y nuevos autores: Orlando Lagos, Hervi, Sergio Mardones, Alejandro Rojas, Malatesta, Joel Espinoza, Ricardo Fuentealba, Udok y otros.

Luego aparece una historia unitaria en una revista "Asteroides", a fines 1990 o principios 1991. Lo mismo en el N° 6 de la revista "Bandido", especial terror, donde Joel presenta una historia de vampiros y sexo, "La leyenda del Castillo Terror".

Trabaja en la revista picaresca "Tiburón", realizada por un publicista, que no era muy buen patrón. Según Máximo Carvajal, la revista en realidad es un logro de su amigo, el "guatón" Joel.

Joel conoce a Carvajal a fines de los 80, en los famosos Talleres 619, ubicados en calle Monjitas 619, casa de más de 200 habitaciones donde se realizaban diversas actividades artísticas, por iniciativa del pintor René Poblete, ex dibujante de revista "Rocket". Es ahí donde Joel vislumbra la falta de revistas y ve el nicho que puede funcionar comercialmente, la historieta picaresca, convenciendo a otros para intentar suerte en ese ámbito, incluido Máximo Carvajal que no dibujaba humor. Se mantendrán como amigos hasta la muerte de Joel.

Así, la suerte de Joel Espinoza se une a las revistas picarescas o eróticas de Editorial Molino, que por largos años presenta muchas revistas de ese carácter, como "El Quirquincho", que se publica entre 1989 a 1996, con, al menos, 121 números, la que inicialmente fue dirigida por el propio Joel Espinoza. Personajes destacables son "Don Rolo", con mucho de su vivencia en el sector Independencia y La Vega, lo que lo hacía una de sus series preferidas y, por supuesto, la más famosa, "El Abuelo Vitamina", que presentaba al incansable abuelo en sus proezas sexuales, seguido de su joven nieto que no podía creer cómo las mujeres preferían a su abuelo. El personaje tuvo números especiales, como "Los carretes del abuelo Vitamina" e, incluso, una canción del grupo Fantasía ¡OK!, escrito por Bryan Sarmiento, de Calypso Record, transformándose en un verdadero icono de la época.

La misma labor de dirección la realizó en revista "La Papaya", también desde 1989. Joel Espinoza presentaba, además de innumerables chistes bajo diversos seudónimos, la serie "Unisex", con las aventuras de un par de peluqueros, no precisamente homosexuales, en aventuras humorísticas, con alta dosis de sexo.

Revista "El Choroy", de la misma editorial, saca alrededor de 16 números entre 1991 y 1994. El humor es más erótico, rayano en la pornografía. Mucho desnudo. Dirigida por Joel Espinoza y por la subdirectora Claudia Escobar, que en realidad era la secretaria, y cuyo nombre se usaba un poco para disminuir la presión de las campañas moralistas que, en algún momento, prohibieron la venta y exhibición de las revistas en muchas comunas.

En Editorial Molino comparte con su gran amigo Máximo Carvajal, los hermanos Igor, Manuel Cárdenas, Guidú y jóvenes dibujantes, pero los problemas relativos a la censura y temas personales con algunos de los propietarios hacen que se aleje, no sin seguir con algunos trabajos de manera particular.

Con dineros de una herencia materna, compra algunas propiedades y una Imprenta, donde desarrolla sus propios proyectos, incluyendo sus temas preferidos: el terror. En esta materia incursiona con los clásicos monstruos de la literatura y el cine. Sobre ellos existen números especiales, en edición gigante y blanco y negro, editados en estilo álbum, en 1995. Son "Drácula", "Frankestein" y "La Momia" (este último aparentemente sin edición final), firmados por Kevin Wayne, uno de sus seudónimos preferidos. La obra es de Ediciones Guiro, imprenta Tecnográfica II.

Otras revistas que edita en forma particular son "Cuernos y Pasiones"; "La Cosa Nostra", cuyo lema era "y suya también porque de a dos es más rico"; "Jastler" el mismo asunto, pero con jota; "La Salsa", "Íntima", "El ojo del Tubérculo", todos relatos gráficos para adultos.

Sus personajes más conocidos son, como ya dijimos, "El Abuelo Vitamina", "Don Rolo", "Unisex", "La Papayita", y muchos otros, los cuales firmó como Joel y, en el caso de los chistes unitarios, como Cachirulo, Tulus, Joel, Panqueque el Mago, ya que, en muchos casos, revistas completas de la Editorial Molino sólo tenían sus trabajos.

Como ya indicamos, publicó muchas historias en revistas como "Bandido","Tiburón","El Quirquincho","La Papaya","El Choroy", entre otras y envió, con diversa suerte, material para el extranjero, en especial España, pero generalmente sin que le pagaran lo acordado, por culpa de los "intermediarios" de siempre.

Tuvo el gran agrado de compartir con Jean Giraud, "Moebius", en su visita a Chile, a principios de los 90. Muchas cosas en muy poco tiempo.

Conoció el dulce y agraz de la vida, ya que su rápida forma de vivir le provocó varios preinfartos, que hicieron que sus trazos no fueran tan firmes como antes y que, a muy temprana edad, tuviera que detener su máquina creativa por problemas de salud.

Joel Espinoza falleció el día 09 de Abril del 2006, a la edad de 59 años, sobreviviéndole su esposa Marcela Flores e hijos Joel, Ingrid, Aníbal y Nefi, su nieta Antonia, su nuera Geraldine y su yerno David. Sus restos están descansando en el cementerio Parque Santiago, en la comuna de Huechuraba (ciudad empresarial).

468 ad

4 Responsesto “Joel Espinoza Marchant”

  1. ¿Alguien tiene algún dato de contacto de la esposa de Joel?

  2. Ingrid Espinoza dice:

    mandeme correo…..tengo la información ….saludos

  3. Ingrid… no se como mandarte correo. El mio es cheche@argentina.com
    No se si el portal, aporta el contacto
    Gracias.
    CHECHE
    Rosario – Argentina

  4. Sara Mege dice:

    Ingrid,

    me gustaría pedir tu contacto, ya que estoy haciendo una investigación sobre la revista quirquincho para la universidad. Todo tipo de información, contacto de algún participante o coordinar alguna entrevista con su familia sería de gran ayuda.
    Muchisimas gracias, espero pronta respuesta.

    Sara

Leave a Reply