Aventuras de la Selva en el cómic chileno

Aventuras de la Selva

 

POR MAURICIO GARCÍA

En esta ocasión quiero hacer un bosquejo de las revistas de historietas chilenas dedicadas a las aventuras en la selva o con contenido relacionado al tema y la mención de algunos personajes internacionales del citado genero que han estado presentes en revistas editadas en el país, excluyendo las revistas extranjeras que circulan o circularon en Chile.

En primer lugar trataremos como aventuras en la selva las protagonizadas por niños criados por animales; hombres o mujeres que viven en dicho ámbito, en lucha con la naturaleza o con ambiciosos aventureros y las aventuras de cazadores o guardianes de sus secretos o de la naturaleza, entre otros. Son los temas principales impuestos por los precursores del genero en las novelas: Rudyard Kipling y sus relatos de las tierras vírgenes y Edgar Rice Burroughs con Tarzán. Tambien Alex Raymond en el cómic, con Jim de la Selva? y Lee Falk con El Fantasma.

Las primeras historietas de aventuras en la selva.

Al igual como sucede en otras manifestaciones de la historieta, en Chile existe una ?historieta? de aventuras en la selva que podría llamarse pionera, donde se tratan temas clásicos como niños criados con animales y se presenta a Tarzán, el rey de la selva, en estilo folletinesco, generalmente sin bocadillos, con texto al pie del dibujo, en revistas que inicialmente mantenían un porcentaje mayoritario de cuentos o novelas continuadas y sólo a mediados del siglo XX son verdaderas revistas de historieta, con gran número de series en folletín en sus paginas, hasta llegar a uno o dos protagonistas fijos por número.

En este caso nos interesa destacar que las primeras historietas nacen para los diarios, especialmente los consorcios periodísticos de Estados Unidos, generalmente con historietas o caricaturas de humor. La primera historieta de aventuras propiamente tal es de 1929: Tarzán, el hombre criado por monos y que se transforma en rey de la selva africana, basada en las famosas novelas de Edgar Rice Burroughs, que tambien habían triunfado en el cine. Los dibujos eran de Harold Foster, famoso más tarde por El Príncipe Valiente, quién adapto la novela Tarzán, el hombre mono, la que, con su éxito, dio origen a la saga de historietas que todos conocemos y múltiples imitaciones.

En nuestro país, entre las historietas y las revistas que recogieron estas aventuras, cabe destacar:

En el Diario La Nación desde aproximadamente 1938 y por casi 30 años se publico Tarzán.

En El Colegial, revista publicada por Eleodoro Caro, en 1942, figuran las Nuevas aventuras del Hombre Lobo, que se basa en Mowli, el famoso personaje de El Libro de las tierras Vírgenes del escritor ingles Rudyard Kipling. La adaptación y los dibujos son realizados por Machuca, del cual no tenemos mayores antecedentes. Son dos paginas por número, en folletín y texto al pie del dibujo.

La obra de Kipling sólo tendría una adaptación en historieta de real calidad en El Cabrito, de Editorial Zig Zag, entre 1946-47. El autor es el gran dibujante y guionista español Victor de la Fuente, por esos años radicado en Chile. La obra se presenta bajo el nombre El libro de las Tierras Vírgenes, en 1 pagina, folletín, con texto a pie del dibujo.

Volviendo a Tarzán, en la revista El Peneca, de Editorial Zig Zag, que circulo con gran éxito entre 1908 y 1960, con más de 2800 números, se publico desde 1944 Sandar, el titán, que es el Tarzán de Burne Hoggarth, uno de los más conocidos dibujantes después de Harold Foster. Tambien en El Cabrito, desde el N° 288, de abril de 1947, y sindicado por la United Features Syndicate, se publica el Tarzán de Rex Maxon, el mismo dibujante que a partir del N° 8 de la revista Okey, de Zig Zag, de 24 de octubre de 1949, presenta Las nuevas aventuras de Tarzán, en ocasiones en portada, con dos paginas, en folletín y texto al pie del dibujo.

Tambien existen otras historias con ambientación selvática. En la década del cuarenta existe una que no era historieta propiamente tal, llamada Linda y el niño de la selva, de Mario Silva Osses, el famoso Coré, cuyo héroe, el niño Kendru habría sido un antecedente para Mario Igor y su futuro El Intocable. Además Las aventuras de Bill y Bosy, un niño naufrago y uno indígena en una isla, sin firma, a fines de los 50.

Okey fue una de las revistas de historietas más destacadas, con más de 850 números, con una primera etapa en blanco y negro, más un color café claro, con formato mayor al tradicional de las revistas, 36 x 21 centímetros, y luego de casi de 800 números cambiaría a color, con 32 paginas y formato que se haría casi uniforme de 26 x 18 centímetros. En estilo folletín publico historietas extranjeras, sin firma, como Togar, un joven naufrago en Asia o historias como ?El elefante blanco? con cazadores blancos en Asia.

Tambien era habitual, a partir de 1954, una serie con una heroína Pantera Rubia, un clásico europeo, sin firma, pero identificado en algunas revistas como Ingam, italiano, que presenta a una amazona rubia en las selvas de Borneo e islas del archipiélago de la Sonda. El nombre verdadero del dibujante es Enzo Magni y los guiones son de Gian Domenico Delmasso.

Además en los años 50, desde 1955, publica a un clásico Americano: Jim de la Selva de Alex Raymond, sobre un cazador en las selvas de Birmana y Asia en general. La revista Simbad también lo tuvo en sus paginas. Sobre esta historieta hablaremos más adelante, al tratar su propia revista.

En Pulgarcito, de Editorial Ercilla, durante principios de los años 50 se publica la serie Aventuras de Aguilucho, de la que tambien hablaremos más adelante, al tratar su revista. El material era exclusivamente americano, preparado por la King Features Syndicate en tamaño diario.

La revista ?Simbad? presento una historia llamada Prisioneros de los Jíbaros en los años 50.

En revista ?Cascabel?, editada por El Mercurio, a traves de Editorial Lord Cochrane, entre 1960 y 1962, se presenta una serie con otra heroína de la selva ?Rani, la de los tigres?, princesa de la india, que desde el N° 1 de la revista, en portada, se presenta habitualmente. Sin firma. El vestido habitual de las protagonistas de estas historias era una especie de bikini, de piel de leopardo u otro animal.

Además, en ?Cascabel? existía un rubio gigante de la selva africana, Lovarzán, con firma de Syd Shores, con alguna portada firmada por Abel Romero.

La epoca de oro de la historieta Chilena de Aventuras.

En 1966, como personaje secundario de la revista De la historia de Chile, bajo la dirección de Enrique Melcherts, ediciones Phoenix Ltda., nace Pardo, el señor de la selva, con guión de Ruth Eliana Merino, primera guionista de historietas de aventuras, y dibujos de Eduardo González Olea. Por supuesto, el atuendo del protagonista es de piel de leopardo.

En el mismo año y siguientes Editorial Zig Zag inicia la publicación de dos revistas de aventuras en la selva: El Intocable y Jungla, ambas de 32 paginas, a color, quincenal, con más de 150 números cada una.

Revista El Intocable se publico entre 1966 y 1972, primero por Zig Zag y luego Editorial Quimantú. Inicialmente mensual, luego quincenal. Se presentan las aventuras de Mizomba, un gigante blanco, rubio, con su atuendo de piel de leopardo como toda vestimenta. Criado por un rey negro en la selva africana ecuatorial, luego de la muerte de sus padres en el yate Argos, tema recurrente en muchas historias. Mizomba, con su perro Kiron y los Walkis, guerreros que lo obedecen, es el azote de buscadores de esclavos, principalmente Árabes, luchador contra los cazadores inescrupulosos, ayuda de exploradores y científicos, todo ello entre el amor de una joven negra llamada Karola y una bella blanca, Lady Mariana. Abundan además historias en extraños lugares, de culturas extinguidas o apartados del tiempo, animales con extraños poderes y magia negra de sus ocasionales enemigos.

La historia es una creación del Departamento de historietas de Zig Zag, con guiones de José Zamorano y dibujos de Sam (Samuel Gana) y Mario Igor. Luego de los primeros números dibujan también Abel Romero, José Orellana, Hernán Jirón, Máximo Carvajal, Hildegardo Igor, Lincoln Fuentes, Manuel Cárdenas, Juan Francisco Jara y Manuel Soto, entre otros. En general la continuidad de las historias no es muy fiel y en algunos casos el guión y/o el dibujo es irregular.

En la primera etapa, de Zig Zag, suele existir como serie complementaria una historia de un cazador ?Tipp Kenia?, creación de Héctor Germán Hoesterlheld y dibujos de Carlos Roume, ambos argentinos. Posteriormente dibuja el chileno G. de la Vega.

Sobre la época de Quimantú y una segunda etapa de la revista nos extenderemos más adelante.

La revista ?Jungla?, publicada entre 1967 y 1975, mensual y luego quincenal, partió con dos personajes base que ocupaban cada uno casi la mitad de la revista: Mawa y Elundí. Este último terminaría por desaparecer ante la preferencia del público por la primera. Ambas historias se sitúan en el Amazonas, el Matto Grosso.

Elundí es el jíbaro blanco, hijo de un explorador y una indígena. Las historias tenían un buen argumento y dibujos de una calidad superior al medio, mostrando al personaje en permanente contraste con la civilización, como en el rescate de un astronauta, lucha contra cazadores o guerras entre los pueblos del Amazonas, con una muy expedita justicia. En el N° 1 se indica como guionista a Juan Bley. Los dibujantes: Juan Francisco Jara, Mario Igor, Manuel Rojas, Germán Gabler, Abel Romero, Máximo Carvajal y Manuel Cárdenas.

?Mawa? es la sacerdotisa de la Silla del Diablo, blanca, con un misterioso pasado relacionado con la India. Es una historia que toma a las clásicas Sheena y Pantera Rubia, el traje de piel de Jaguar. Reina en la selva amazónica con la ayuda del Gran Loloto, un anciano sabio, dos jaguares que la obedecen y un grupo de guerreros, con los que enfrenta a cazadores, exploradores, científicos locos, misterios, monstruos y, en ocasiones, sale en defensa de la tierra contra extraterrestres.

La búsqueda de su origen la hace abandonar el Matto Grosso en viaje hacia la India, enfrentando nuevas aventuras, en compañía de un indígena y un cazador mestizo, con los que existe una ambigua relación amorosa. Las historias adquieren cierto carácter policial, siendo quizás el mejor momento de la serie.

Los guiones iniciales son de Juan Bley y Juan Marino. El dibujante base era Juan Francisco Jara. También colaboraron Hernán Jirón, Lincoln Fuentes, Guillermo Varas y otros.

En esta primera etapa, Zig Zag, se presento una serie titulada Shekkai, un niño en la selva India, que se comunica con los animales, sin firma.

Más adelante seguiremos con el personaje y su cambio durante la publicación por Quimantú y luego la Editorial Gabriela Mistral.

En el ámbito picaresco, que en la década del 50 y 60 contó con variada producción, destaca la revista El Pingüino, de larga duración, que a mediados de los 60 presentaba en sus paginas una gran caricatura del rey de la selva ?Farzán? de Hervi (Hernán Vidal), la que tambien se publico en la revista Can Can. Asimismo, en El Pingüino, el gran Themo Lobos logra una historieta semicaricaturesca de gran calidad Tarzán, el hombre monono en una serie sobre los héroes del siglo XX.

En lo humorístico, en Condorito, de Pepo, surge Cordorzán, en evidente caricatura del rey de los monos y permanentes aventuras de cazadores, caníbales. Incluso existe un especial de Condorito en la selva, N° 4 de la recopilación temática.

Por su parte, la Editorial Lord Cochrane, a partir de 1967 y 1968, por convenio con King Features Syndicate, publicó a color, en revistas de 32 paginas, a tres clásicos de aventuras en la selva muy conocidos en Chile por su aparición en diarios y revistas: El Fantasma, Jim de la Selva y Aventuras de Aguilucho.

El primero, El Fantasma, creación de Lee Falk en 1936, con dibujos de varios autores, especialmente Ray Moore y Sy Barry. En la revista firma Bill Lignante. El fantasma que camina, vigésimo héroe que lleva el traje violeta y antifaz que lo identifica, guardián de Bengalla, eterno luchador contra la piratería y los crímenes en la selva. El personaje también apareció largamente en el diario La Tercera. En la revista aparece como series complementarias King, Queen y Jack, sobre dos cazadores y un joven huérfano y Hunter, un cazador y su amigo Oloo.

El segundo personaje, Jim de la Selva, basado en el personaje de Alex Raymond, Jungle Jim, contiene dibujos de diversos dibujantes, entre ellos Paul Norris o Frank Thorne. Trata de cazador aventurero y su ayudante en las selvas de la India o Malasia. Historias secundarias son Shankar el Shikari, guía de cazadores y Ranee, la tigresa, donde se muestra forma de vida de una tigresa asiática.

El último personaje es Aguilucho y su amigo Pepe, conocido internacionalmente como ?Tim Tyler’s Luck? (en España Jorge y Fernando). Creación de Lyman Young, presenta a Aguilucho en su etapa de aventuras en África, en la Patrulla de Nadowa o Marfil, un ente de carácter policial en un Africa sin identidad o cultura. El dibujante que más tiempo lo realizo fue Nat Edson. La historieta, apareció tambien en los diarios El Mercurio y La Tercera.

De todos ellos no nos extenderemos mayormente, pese a su interés histórico, por ser material extranjero.

De carácter nacional, en gran medida, Editorial Lord Cochrane presenta la revista Mampato, generalmente de 52 paginas, a color, en formato de 28 x 21 centímetros. El personaje principal es un niño, Mampato, creación de Eduardo Armstrong y Oscar Vega, Oskar, en el dibujo. Pero sería Themo Lobos luego de los primeros números el que lo inmortalizaría en guiones y dibujo. Mampato, pese a sus historias en el espacio y tiempo, es un personaje de aventuras, que desde el N° 105 de la revista, de enero de 1972, comienza una larga aventura en el Congo, Africa, junto a Ogú y Ojo Mágico, un gran cazador. En la persecución de los malvados Smith y Wesson tropiezan con el cementerio de los elefantes y otros elementos clásicos de la aventura selvática.

Sin perjuicio de esta aventura, la revista incluye en sus casi diez años de existencia otras aventuras ambientadas en la selva, algunas con mezcla de ciencia-ficción, las que con el clásico continuara nos deleitaban cada semana, aparte de ?Max, el explorador?, historieta humorística de una pagina. Por la época de publicación del resto del material, lo trataremos más adelante.

La nacionalización e ideologización de la historieta.

La elección de Salvador Allende y la extrema ideologización del país llego incluso a las historietas, con el famoso libro Para leer al Pato Donald de Ariel Dorfmann y Armand Matelart. En ese contexto histórico, la gran Editorial Zig Zag es expropiada y transformada en Editorial Quimantú, cambiando el contenido de las historietas en un proceso que no siempre dio buenos resultados.

El esquema de Editorial Quimantú, nuevo ente estatal, transforma el trabajo individual mantenido por Zig Zag, en colectivo, con discusión de los temas en asambleas y la decisión política de las revistas y el contenido a publicar, nacionalizando la producción y contenido. Un buen ejemplo se vio en las aventuras de la selva.

La revista El Intocable se transforma en herramienta política de revisión ideológica, atacando el sistema colonial africano, apoyando las revueltas por la independencia, transformándose de a poco en un líder de los negros que luchan por la descolonización, cambiando su atuendo de piel de leopardo por pantalón y botas. Paralelamente disminuye la calidad de los dibujos y Mizomba pasa a un segundo plano de protagonismo, al presentar la historieta de Manuel Rodríguez, el Guerrillero y una de pescadores, ?Los cinco de La Aurora?. La perdida de mercado termina con su transformación en revista ?Guerrillero? en 1972.

En ?Jungla?, la suerte de Mawa es parecida, si bien no es manipulada al extremo de Mizomba. Pasa a ocupar un plano secundario, pero sigue presente en las portadas, que mantienen un estilo más atrevido, llegando a mostrarla bañándose desnuda en un río. Sigue su recorrido por la India, junto al fiel Damayanti, en permanente lucha con Diavolo, un genio criminal, casi alejada del tema de aventuras selváticas. Sus dibujantes son R. Poblete, Lincoln Fuentes, que también realiza las portadas, C. Mora y Roberto Tapia (Tom).

En ?Jungla? ya traspasada de Zig Zag a Quimantú, se presenta una serie llamada Hombres en la Jungla, que adquiere protagonismo e incluso subtitula la revista en algún momento. Son las aventuras de un grupo de revolucionarios de algún país sudamericano cuyo avión ha caído en la selva. La lucha por la sobrevivencia, con escasos medios, el contacto y amistad de los indígenas, más el constante peligro de ser atacados por las fuerzas del ?Dictador?, no identificado pero identificable, son las constantes. Además, el surgimiento de conflictos amorosos y la existencia de grupos de blancos que pretenden la explotación de los indígenas y de los recursos de la selva. Los guiones son de Ventura Marín y los dibujos de Lincoln Fuentes, Julio Berrios y una mujer, María Cristina Jorquera.

Además, como serie complementaria, de corta duración, figura ?El hombre y la naturaleza?, que con carácter didáctico presenta las relaciones del hombre con el medio ambiente y la ecología. Dibujos de H. Jofre.

Historietas posteriores al Golpe de Estado de 1973

Terminado el periodo de la Unidad Popular, con el golpe de estado del 11 de septiembre de 1973, la Editorial Quimantú cambia de nombre a Editorial Gabriela Mistral, manteniendo sólo algunas de las revistas existentes, fundamentalmente del oeste y selva.

En Jungla después de un tiempo en que Mawa ya no es una historieta de la selva, sino de aventuras en una tierra llamada Kismet, se la aleja a otra dimensión y en el N° 173, presentan a Khanda, una heroína que se mueve entre la ciencia-ficción y la espada y brujería. Es una amazona rubia, habitante de un mundo de cuarta dimensión llamado Kismet, acompañada de dos ex compañeros de Mawa. El guión es de José Zamorano y los dibujos de Mario Igor. Colaboran además, Fernando Vergara, Lincoln Fuentes y Julio Berrios.

Se complementa la serie ya señalada con episodios autoconclusivos referentes a Africa, con historias de tribus negras, Árabes del desierto. Los guiones son de Jorge Yañez y los dibujos de Hildegardo y Mario Igor, Santiago Peñailillo, y Ernesto López. Además, una serie educativa de María Cristina Jorquera, La Maravillosa Naturaleza.

La misma editorial, en 1974, presenta una nueva revista de El Intocable, con nueva numeración, la que siguiendo en el tema selvático incursiona con más fuerza en el tema de las zonas perdidas o desconocidas. Mizomba continua con el protagonismo, de la mano de un hijo mestizo, con poder mental. Dibujos de Hildegardo Igor y Mario Igor, con guiones de José Zamorano. No alcanza el éxito de su antecesora y termina luego de una veintena de números. La historieta principal es complementada por series concierta continuidad, especialmente relacionadas con el desierto africano y los Árabes. Los guiones son de Jorge Yañez y los dibujos de Hernán Contreras y Ernesto López.

En 1975, Editorial Pinsel – Dilapsa anuncia, sin concretar, una revista llamada ?Aventuras en la Selva?.

La Editorial Publisa publica revistas como Winchester, Rayo Rojo y Pif Paf, en las que ocasionalmente hay aventuras en la selva. En Rayo Rojo se presenta la serie Masai Master de Kenia, guión de Leonardo S. y dibujos de Carlos Mora.

De la revista Mampato mencionaremos las siguientes series con contenido de aventura selvática:

En 1974 una magnifica historia en la selva, con protagonistas negros, dos cazadores: El devorador de hombres de Manuel Cardenas

En 1975 la gran serie de Máximo Carvajal ?Dina y Nino en la tierra perdida de Mu?, con dos niños en una tierra en que se mezclan distintas civilizaciones.

También en una civilización incaica, se encuentra un joven Tantan de Oskar (Oscar Vega).

Lincoln Fuentes en los dibujos y Ventura Marín en los guiones presentan entre 1975 y 1976 los apuntes de Emilio Basset de carácter didáctico, que también tendría historietas de este cazador ambientadas en el Amazonas.

En 1977, Mario Igor en el dibujo y Adrián Rocca en el guión, Mampato presenta la historia de Kio, un joven blanco en la selva amazónica en lucha con ambiciosos exploradores.

Santiago Peñailillo incursiona en el tema con ?Kouma, la reina blanca?, defensora de los débiles de algún recóndito lugar de la selva africana.

Decadencia de la aventura tradicional

Después de años sin novedad en historietas de aventuras en la selva, tenemos un retorno en gran estilo. El 6 de enero de 1980 surge el gran proyecto de historietas de La Tercera, un suplemento dominical, a color, con predominio de material chileno, en pagina completa y estilo folletín o continuara. Un personaje nacido en la revista, de Themo Lobos, Pimpín, el Aventurero, ambientado a principios del siglo XX, en su tercera historia, a partir del N° 40 del suplemento, de 5 de octubre de 1980, inicia una aventura africana con su amigo O?tuly y un flemático militar ingles.

Habrían de pasar más de 6 años para un retorno en al tema en la revista juvenil ?Dos Puntos?, creación de la Fundación Nacional de la Cultura, Chile Films y Diario la Nación, en el año 1987, tiene a Waco, un marinero en el Amazonas, poblado por pueblos perdidos, dibujada por Enrique Espinosa.

Es 1988 el gran año de las historietas, aparecen las revistas Acido, Trauko, Bandido, Matucana y otras, la mayoría estilo fanzines, sin que muestren mayor interés por el tema. En Trauko, N° 3 y 4, se presenta un clásico de aventura Corto Maltes, de Hugo Pratt, en un episodio llamado Leopardos ambientado en el Congo.

A fines de la década del 80, en 1989, la Editorial Condel S.A. lanza en blanco y negro y con 64 paginas una gran revista de historietas de Aventuras: ?Alacrán?. Su material era preferentemente ingles y español, pero también colaboran autores chilenos. Digna de mencionar son las aventuras de dos niños en Africa, Ann y Dan, del italiano Hugo Pratt, realizadas durante su permanencia en Argentina. Revelan un realismo mayor que el promedio de estas historietas. Además, las aventuras de un fotógrafo, Johny Focus, en diversos lugares, especialmente zonas selváticas, de Attilio Micheluzzi.

El año 1989, reviviendo un poco el esquema de Mampato, se publica Cachipún por la Sociedad de Ediciones Molino Ltda, formato 16 x 23 centímetros, con 28 paginas, en blanco negro, por excepción color. La revista la dirige Maximo Carvajal, que repone su serie Dina y Nino en la tierra perdida de Mu?, sobre dos jóvenes en una misteriosa zona de la selva amazónica, ya publicada su primera parte en la revista Mampato y sin que se alcance a terminar la segunda parte, originalmente censurada en Mampato.

En 1991 surge la revista !Plop! de Pepo Producciones, en la que se presenta una serie llamada Gorigo y Orangloton, en la línea de los animales humanizados, de carácter humorista, por Mico.

En la década del 90 se ha mantenido por breves años un auge de la historieta nacional, pero decae por la inundación de cómic internacional a bajo precio, son los años de los superhéroes norteamericanos (algunas incluso editadas en Chile), el cómic de autor español o francés, el fenómeno manga en la historieta y televisión y el exceso de revistas picarescas o pornográficas. No existe una historieta Chilena de aventuras en la selva con vigencia.
Enero de 2003.

Bibliografía fundamental:

Las revistas consultadas y reseñadas.

Publicaciones infantiles y revistas de historietas en Chile: 1895-1973?, de Manuel Alcides Jofre, Ceneca, 1986.

 

 

Página interior.

 

Página interior.

 

Revista con material extranjero editada en Chile

 

Revista con material extranjero editada en Chile.

 

Revista editada en Chile con material extranjero, en inglés: “Tim Tyler’s Luck”

 

 

Página interior.

 

 

Página interior.

 

 

Página interior.

 

 

 

 

 

Página interior.

 

 

Página interior.

 

Página interior.

 

El personaje de Oscar Vega (Oskar) Tan Tan.

 

 

 

468 ad

Leave a Reply