El Deporte en la Historieta Chilena

POR MAURICIO GARCÍA

El Deporte en la Historieta Chilena

 Un exhaustivo artículo histórico que nos pasea por las publicaciones chilenas dedicadas o con secciones de historieta deportiva y, también, aquellos trabajos extranjeros de este tema, publicados en el país. Un «delicatessen» para los que deseen saber sobre los autores y personajes de nuestra historia gráfica. Completa esta historia, leyendo el otro artículo de Mauricio García, sobre Guido Vallejos y Barrabases.

La aparición del deporte en la historieta nacional tuvo como precursor a Renato Andrade, Nato, que desde 1941, en Revista Estadio, mantuvo por décadas una historieta humorística llamada «Cachupín», sobre un deportista múltiple, que hizo reír a los aficionados de aquellos años.

Posteriormente, en 1946, en la revista «Pobre Diablo», de carácter humorístico-picaresco, donde destacaban los trabajos de Pepo, surge «Tontolito, Jockey» de César Bossi, un simpático jockey que jamás triunfa. Además, se publicaban los chistes de la serie «Deportivas» de Salgado.

Otro hito de la historieta deportiva es la revista «Pichanga», dirigida por Pepo, una publicación de humor adulto, sin llegar a ser picaresca, que apareció semanalmente entre el 14 de agosto de 1948 y el 8 de abril de 1949. La revista llegó a tener 28 números, editados por la sociedad Carlos de Vidts Ltda. «Pichanga» publica diversas caricaturas deportivas, de autores como Alhué; Nato; Melitón, con la tira «Perfidio»; y Lugoze, con las tiras «Ensarte», «Don Listón» y «Chunchito»; más dos o tres páginas dibujadas por Pepo, destacando sus notables portadas y la serie del árbitro «Chifulín».

Humor y Deporte

El dibujante Pepo, aparentemente, en convenio con Zig-Zag, edita la revista «El Saquero, el deporte en chunga», entre el 31 de julio y el 11 de septiembre de 1959. Se editan sólo 7 números, en formato normal de 28 centímetros. Son dibujantes y colaboradores: Pepo, con portadas y chistes; el flaco Alejandro Gálvez, el guatón Sergio León, Alhué, Avelino Urzúa, Víctor Arraigada (Vicar), Orlando Ruiz (Olrait), Rafael Solomovich y Carlos Acevedo. Destacan Pepo, un ya brillante Vicar y la tira «Olimpito», realizada por un joven de 16 años que firma como Hervi.

Un famoso dibujante chileno, Mario Gálvez, conocido como Fantasio, radicado en Argentina desde la década del 30, es frecuente colaborador de revistas chilenas, como «El Pingüino» y otras. Es el creador de «Angelito Sport», más conocido en Chile como «Deportino», un joven aficionado a todos los deportes, en los que no logra mayor éxito. Colabora en «El Pingüino», desde 1959. Compila sus historietas en un álbum especial, editado por Zig Zag en 1962.

En «El Pingüino», el dibujante César ilustra «Términos hípicos» y la serie sobre un jugador que siempre pierde hasta la ropa, «Tablerito Verde».

En 1965, con motivo del éxito de un programa de radio, «Residencial La Pichanga», nace una revista semanal del mismo nombre, a dos colores, que luego simplemente sería conocida como «Pichanga». Dirigida por César Enrique Rossel, sería impresa durante un tiempo en los talleres de «La Nación» y distribuida a través de los canales del diario «La Tercera». El dibujante diagramador es Jorge Mateluna y dibujan Raúl Soza, Raso; Roberto Tapia Tom, con tiras como «Piduco Rangers» y «Peleciño»; Edmundo Pezoa; José Palomo, Pal; Guillermo Durán, Guidú, con la tira «Che Garufa»; Ric con «Pancho Wanderes»; Judisán con biografías ilustradas de futbolistas; y Renato Andrade, Nato, con su personaje «Fanatincha» y otros.

En la colección Súper Fantástica, de Editorial Zig-Zag, con historietas de diversos espías, en formato libro, se incluye como complemento la serie inglesa «Sporty», de Red Wooton.

Aventura y deporte

La revista «Okey», de Zig Zag, desde agosto de 1949 en adelante, fue una de las revistas de historietas más destacadas, con más de 850 números, acogiendo a creadores chilenos y series extranjeras. Primero, a dos colores, con formato mayor al tradicional de las revistas, 36 x 21 centímetros. Luego de casi 800 números, cambiaría a color, con 32 páginas y formato que se haría casi uniforme en Chile, de 26 x 18 centímetros. En estilo folletín publicó historietas extranjeras, probablemente inglesas que, en su mayoría, mezclaban deporte y suspenso policial, como «Voluntad de acero», sobre box; «El pequeño jockey» y «El as de las pistas», sobre hípica; «Niebla mortal», «Un deportista de temple» y «El deporte en las venas» sobre fútbol.

En «Okey» destaca, a mediados de la década del 50, Alberto Romero, identificado como argentino en la revista, con su historieta «Roberto, un as del deporte» y con argumentos que también mezclan lo policial y lo deportivo. El mayor mérito de la publicación, en lo deportivo, fue publicar «Ben Bolt», el famoso boxeador peso pesado, de John Cullen Murphy. El personaje aparecería en la década del 50 en «Pulgarcito» y, años después, en 1957, en la Revista «Cascabel».

En 1955, un joven de 20 años, Máximo Carvajal, es contratado por Rafael Fuentes, del diario «El Clarín», quien le encomienda una revista. Surge «Ventarrón», publicada por Editorial Blasco, en la que dibuja y crea los guiones. Entre los personajes que dibuja está el boxeador «Ventarrón», que le da nombre a la revista. Por problemas económicos de la editorial, sólo se alcanzan a realizar, aproximadamente, 10 números. Carvajal reconoce la influencia de Oesterheld y Pratt en sus guiones y dibujos.

Una década después, en 1966, Editorial Zig Zag lanza una arriesgada apuesta con una revista sobre automovilismo deportivo, «Ruta 44», de periodicidad semanal, con las características de una revista del periodo, a color, 32 páginas, 26×18 centímetros.

Los números del 1 al 6 presentan a «Michael Vaillant», piloto de fórmula 1, miembro de una familia de fabricantes y empresarios automovilísticos. Las historias mezclan pugnas políticas y automovilismo. Buena ambientación del tema, dibujo y color. El personaje es creación del guionista y dibujante francés Jean Graton, quien lo creó originalmente para la revista «Tin Tin», en 1957.

Desde el N° 5 de «Ruta 44», aparece el personaje más recordado de la revista: «Jimmy Tornado Salas», el campeón mundial de automovilismo, que en su auto N° 44 corre hasta el estrellato junto a su amigo Burt Moran. Existe gran emoción y calor humano en sus historias. No se indica autoría en los primeros episodios, pero luego, en el N° 9 aparecen los créditos para Héctor Germán Oesterheld, en los guiones, y Zoppi en los dibujos, ambos argentinos.

Más adelante, figuran dibujantes como Hernán Jirón, Lincoln Fuentes (en portadas) y Germán Gabler, que también hizo guiones de la serie. Asimismo, Gabler presentó las biografías, en historietas, de famosos pilotos como Juan Manuel Fangio.

Finalmente, luego de más de 30 números y relegando a un segundo lugar a «Jimmy Tornado Salas», aparece la serie «Dick Colbert y Cerebro Stanley», el primero as del automovilismo y el segundo ingeniero mecánico, que forman un simpático dúo que vive emocionantes aventuras, no exentas de humor e intriga policial. No tenemos noticias de su autoría. También se presentaron historias con trama policial en el ambiente automovilístico, de personajes como John Steel, famoso espía, en el N° 7.

Fuera de las revistas de historieta, no podemos dejar de mencionar a Oscar Camino que, ligado al deporte, especialmente al boxeo, preparaba hermosas ilustraciones para el diario «La Nación». En el mismo periódico se publica la serie sobre boxeo, «Kid Dinamita».

Luego del cierre de Barrabases, «Máximo Chambonez», el deportista estrella de Themo Lobos, debió esperar largos años, hasta reaparecer en 1968, en la revista «Mampato», de Editorial Lord Cochrane. Llega a tener hasta un número especial en 1974. Además, el mismo autor publica en «Mampato» a «Cicleto», «Cucufato», «Nick Obre» (una serie policial, con ciertos episodios deportivos) y diversos unitarios, algunos dentro de los «Cuentos del abuelo Chambonez», una particular historia unitaria de fútbol y ciencia-ficción («Extraño crack»; «Brujerías», «Fútbol en la selva», «Box metálico») y un par de simpáticos episodios de fútbol con protagonistas femeninas.

Fuera de este ámbito, en 1971, se presenta una segunda época de «El Peneca», por Publicaciones F.A. (Francisco Alomar), la que publica, en formato de folletín, a «Roy Flash», las aventuras de un futbolista y su equipo. La serie inglesa no presenta indicación de autor.

En 1975, surge un intento de hacer una revista deportiva de carácter serio, «Pepe Cañonazo, el futbolista maravilloso», con guión y dibujos de Fernando Ibáñez. Impreso en La Nación, a color, con 16 páginas.

La Editorial Publisa publica la revista «Rayo Rojo», en la que hay una serie deportiva, con guiones de Leonardo y dibujos de Araneda y Ricci.

En 1978, termina abruptamente Mampato, dejando a medio camino una historia del ya conocido «Michael Vaillant», con argumentos más modernos que los de «Ruta 44».

En el mismo año, Themo Lobos publica la revista «Ogú», donde presenta a sus clásicos personajes, entre ellos, por supuesto, también a los ligados al ámbito deportivo.

En los suplementos deportivos es habitual la historieta. Destacamos una recopilación de caricaturas del suplemento deportivo de La Tercera, años 1979 a 1982: «Hinchando p`al Mundial», de Orlando Lagos.

Themo Lobos, desde 1986, repone a sus personajes en la revista «Cucalón», por Impresores EME Ltda., revista mensual, a todo color, de 48 páginas. Aparecen los clásicos «Máximo Chambonez», «Cicleto», «Cucufato» y otros.

Los ochentas son el momento de las historietas alternativas. Aparecen las revistas «Ácido», «Beso Negro», «Trauko», «Bandido», «Matucana» y otras, la mayoría con historietas al estilo fanzine. Sin embargo, la historieta deportiva no aparece en ellas, salvo por la referencia, en Bandido N° 31, de una historia de tono paródico: «El triunfo moral nuestro de cada día», de Jota&Ce.

En 1989, nace la peculiar revista «Roboteka, el robot karateca», de Impresos Nova Limitada, firmada por Covich. Un robot que puede viajar en el tiempo para luchar con los más famosos karatecas.

Por esos años, se presenta nuevamente la revista «Pepe Cañonazo», de Fernando Ibáñez. También destacan José Gai Hernández, que bajo el seudónimo de Malatesta, que presenta, en el suplemento de Las Últimas Noticias, a «Ñoñobañez» y, desde 1988, colabora en la sección de humor deportivo de la Revista Triunfo de La Nación, bajo el seudónimo de Bwana. Ha recopilado sus caricaturas en «La vuelta al fútbol en 90 monos» y «Sabor a Gol», de 1997. También en la década de los noventa, el periodista Francisco Conejera edita «Gol y rock», con artículos e historietas humorísticas sobre deporte y música. La revista edita muy pocos números antes de desaparecer del mercado.

Mención aparte merece el dibujante Abel Romero que, durante su estadía en Suecia, creó:»Kom igen, Stefan!», algo así como «Adelante, Stefan», una serie de Hockey sobre hielo, para la revista Sueca «Búster». En ella evolucionó y logró dar mayor soltura a sus dibujos.

Bibliografía fundamental:

«Pequeña historia de la Historieta, II parte: La Historieta Chilena», de José Pérez Cartes, Revista de la Universidad de Chile N° 47, año 1977.

«Publicaciones infantiles y revistas de historietas en Chile: 1895-1973», de Manuel Alcides Jofré, Céneca, 1986.

Entrevista a Guido Vallejos en «La Tercera», 4 de febrero de 2001.

Entrevista a Themo Lobos en «Las Últimas Noticias», 16 de julio de 1995.

«Sabor a Gol», José Gai, Editorial Planeta, año 1997.

Cachupín por Nato

 

Cachupín por Nato.

 

Nato.

 

Tontolito Jockey por Leo.

 

Tontolito Jockey por Leo.

 

Barrabases Nº1 de 1954 (facsímil).

 

Barrabases Nº20 (primera época).

 

Página interior de Barrabases Nº135 (primera época). Con una historieta de I. Ballesteros.

 

Deportino por Fantasio.

 

Portada de la revista Residencial La Pichanga Nº 2, basado en el célebre radioteatro.

 

Página interior de la revista Okey Nº 139 con una historieta hípica.

 

Ruta 44 Nº 1

 

Página interior de la revista Ruta 44 Nº 5 con la primera historia de Jimmy «Tornado» Salas.

 

Ruta 44 Nº 26

 

Máximo Chambónez por Themo Lobos.

 

Cicleto por Themo Lobos.

 

Barrabases Nº1 (segunda época)

 

Pepe Cañonazo Nº1

 

Página interior de una edición especial de la revista Rayo Rojo.

 

Barrabases Nº1 (cuarta época).

 

Contraportada de la revista Barrabases Nº1 (cuarta época) con la descripción de los personajes.

 

Barrabases Nº100 (cuarta época).

 

Portada del libro Sabor a Gol

 

468 ad

One Responseto “El Deporte en la Historieta Chilena”

  1. Rocio dice:

    Me gustaria saber si tienen fotos de la Residencial La Pichanga. Actores y directores.

Leave a Reply