José Palomo

Boceteando el paisaje con lucidez

José Palomo

José Palomo debutó muy chico en revistas chilenas. Pertenece a una generación de dibujantes que recluta nombres como Hervi, los hermanos Vivanco, De la Barra. Con ellos hizo una cooperativa de dibujantes y, a fines de los sesentas, editaron "La chiva", revista madre de la historieta independiente de por estos pagos. En el 73 se tuvo que ir. México lo recibió con fraternidad infinita. Es creador de la exitosa tira "El cuarto reich", reside en el D.F. y hace humor diario en "Reforma". Ha cimentado una muy destacada carrera internacional, visita seguido Chile y en una de esas venidas lo pillamos en su departamento santiaguino. Pretendíamos hacerle una entrevista flash que debía durar 45 minutos…., bueno, se extendió a cinco horas y es que nos encontramos con un conversador nato, un gran observador (dibujante, al fin) de los mortificantes cambios del mundo.

BOCETO 1: Un niño imagina.

Yo era de Mapocho con Matucana. Tenía que cruzar la Nueva Matucana, que era una de las primeras poblaciones callampa…, la cuestión principal para nosotros era que había revistas infantiles, no había tele, eso es bien importante.

Había radio, programas con historias o espacios de conversación, "tertulias", como dicen los españoles, la radio no era sólo música…; y si no había tele, por lo tanto no habían dibujos animados, es decir se veían como agregados en las matinés de los días domingos, ahora puedes tener tu ración diaria: los capítulos de "Tom y Jerry", que a mí me costó dos o tres años ver, mis hijos Matías y Elías los ven en tandas de dos o tres días… yo me imagino que ese tipo de cosas influyen.

Estaban las mamás o las tías que leían cuentos, eso es re-importante para un cabro chico. Habían radioteatros terroríficos…"El doctor Mortis". La luz se cuidaba mucho, por lo tanto podías escuchar radio, pero con la luz apagada; entonces esos relatos, en medio de la oscuridad, hacían surgir imágenes que daban mucho más miedo que las películas de hoy en día.

BOCETO 2: Ver mis dibujos allí.

Esas revistas infantiles siempre tenían páginas de colaboradores o concursos de dibujo que tenían como premio cajas de lápices…; lo que más quería ver uno era un dibujo suyo impreso, o sea el premio mayor era que tu dibujo lo viera otra gente, era una ventanita y estaba el mundo de los dibujantes mayores que se movían en revistas de humor político, como "Topaze", ilustradores que aparecían en "Rosita" o "Margarita", estaba el "Okey"… bueno, "El peneca" era LA revista que leíamos nosotros; allí salían cosas de Nato, del Tío Mono, de Pekén, Pepo y las portadas de Coré… Todos estos nombres que te he dado eran propuestas muy personales, muy diferentes entre sí, por ejemplo, Nato no tenía nada que ver con el dibujo de Pepo o con el dibujo del Tío mono…., también estaba la otra línea de los argentinos de "Billiken" o "Ricotipo", eran propuestas distintas, no por un asunto de calidades diferentes, sino que de estilos diferentes. Cada tanto acá venía Oski, que para nosotros era una cosa extraña, o sea creíamos que no sabía dibujar cosas para los niños, después aprendimos o entendimos que ese tipo de dibujo es una broma, bueno, ahí empezamos a colaborar, hablamos de 12 años, 13 años.

BOCETO 3: Taller después de clases.

La escuela experimental artística se había inaugurado poquito antes que nosotros entráramos, ahí estaban Hervi, el chico Pezoa, el pianista Roberto Bravo, los hermanos Bodenhofer…, y la gracia de esta escuela (que todavía sigue allá por Mapocho) es que si tienes alguna inclinación hacia la música o hacia la cosa gráfica, tienes la posibilidad de estudiar tu secundaria y talleres diarios…, eso es un cohete a saturno en la vocación de cualquiera, porque te garantiza 7 largos años de taller y partiendo de cero, aprendiendo a ver imágenes, pinturas, los grandes maestros y sus técnicas… y salías de la secundaria ?18, 19 años- ya dibujando y pintando… es una formación muy bien pensada. Ahora, para el resto de la sociedad, yo creo que debiera haber ese tipo de formación, porque te entregan una cantidad de antenas que después cuesta mucho desarrollar, la idea no es que al hablar de pintura solo hables de cuanto cuesta el cuadro, sino de la experiencia plástica de lo que un dibujo te dice, esa es la formación nuestra.

De todas maneras, yo me sentí estafado cuando entré a estudiar, porque yo quería estudiar caricatura ya o dibujo humorístico, y veía que andaban todos con el dibujo académico, la anatomía, el tomar croquis y, claro, después te das cuenta que para hacer caricatura hay que meterse de lleno en el estudio y de ahí formarlo.

BOCETO 4:Un jovenzuelo inquieto.

En la secundaria surge "Barrabases", de la mano de Guido Vallejos, que es un fenómeno de tal éxito, que se transformó en la columna vertebral de todas nuestras publicaciones. Estaba "El pingüino", también de propiedad de Guido; revistas periodísticas como "Siete días" y ahí hay una cantidad de dibujantes que copaban…; empezamos a publicar regularmente en "Mampato", que era un suplemento hecho por el ex guatón Bécquer, por encargo del director de "El mercurio", que era un viejito que apenas arrastraba las chalas… ahí en Compañía se hizo un galpón y surgieron varios dibujantes de historietas y algunos venían de la publicidad.

Después nos fuimos a otros lugares. Hernán (Hervi) empezó a publicar en "La voz", yo estaba haciendo intentos de publicar en "Última hora", en un suplemento del día domingo que se vendía a la salida de los estadios, y se terminaba de hacer diez minutos de pasado el segundo tiempo, y terminado el partido la gente se encontraba con la noticia fresca, allí yo hacía una historieta con un personaje que se suponía era un chambón y me costaba muchísimo.

Estaba toda la semana para tener algo en la entrega del día viernes. De repente tenía que ir a hablar con el director, que me decía que tenía que pagar el cliché de impresión, por lo que si no tenía para pagar eso, no tenía para pagar el dibujo. Obviamente, no era algo que mereciera o debiera ser pagado… ¡¡La cosa no ha cambiado mucho!! Allí surgieron conversaciones con Pepo o con Nato, y hablábamos de cómo era esta cosa.

Ellos tenían su sueldo, una seguridad de ingreso y había que afrontar lo que uno hace con profesionalismo, como lo que debe ser, y es que aparentemente es un juego, pero hay que dedicarle tiempo, horas, tú sabes. Y eso, alguna gente ve que sólo son "monitos", no ven que hay una intención, no ven que hay una opinión que está resuelta, que la gente la entiende o se va por el camino que uno quiere que se vaya y todo eso es una técnica, y bueno yo me acuerdo que hice dos o tres intentos y luego abandoné el dibujo.

Ya había tenido muestras muy claras de que esta cosa no funcionaba y ahí me dediqué a hacer otras cosas más gratificantes del punto de vista pecuniario, pero no me llenaban, no me gustaba depender de la jeta de otra gente, la mejor aspiración es que aprecien el trabajo de uno y que a uno le guste lo que hace, ¡esa es la mejor combinación!.

Eso hizo que me retirara y estuviera un par de años fuera y me fui al teatro de la Chile, trabajé en cosas de escenografías, hice algunos montajes del Ituch. Salían cosas bien interesantes

Estaba en eso trabajando con gente talentosísima, Víctor Jara.

En esa época yo sabía que cantaba, pero no era su labor principal, y de a poco empieza a crecer todo esto y llega el momento en que era EL mejor director y uno de los mejores cantantes y tuvo que decidir por qué lado irse. Bueno, ya había ganado todo como director y empezó a dedicarle todo el tiempo a la música.

BOCETO 5: Los sesentas cambia todo cambia.

En el año 64 sale elegido Frei, sale la Democracia Cristiana a gobernar y hay un montón de cambios económicos… Chile con inflación, sin dólares, y ya no se podían pagar los derechos de muchas publicaciones y estaban las máquinas allí y había que hacer revistas… "ZIG_ZAG" imprimía "La pequeña Lulú", "Tarzán", "Pato Donald", etc.

De pronto, todo eso se corta y hay que hacer reemplazosm, me encuentro con Hervi y me dice que se necesitan dibujantes, bueno, había gente de todo tipo y revistas de todo tipo. Si a uno se le ocurría cualquier cosa, hallaba hueco donde publicarla y pagaban muy, pero muy bien.

La mayoría de nosotros no estábamos casados, ni nada de eso. Ahí publicaban varios jóvenes: Vivanco, Juan Alberto Cornejo, Hervi, Pepe Huinca, Jimmy Scott, Lucas, que nace al color en esa época y empieza a alternar las portadas con Pepo, que era el taita de las portadas.

Buena parte de las fallas de nuestro paisaje comunicacional se debe a ese paso que dio la Democracia Cristiana de comprar "ZIG_ZAG".

Al comprar "Zig-Zag", trae también consigo toda su cosa católica, de obediencia al Papa y empiezan a desaparecer revistas que no estaban en el paisaje del camino de la pureza

Desaparece revista "Can-Can", revistas que hoy día son absolutamente virginales. Eso en el campo de la moral y las buenas costumbres. Desde el campo político es la primera presencia práctica perniciosa del mercado, porque publicar en "Zig-Zag" era un "premio", accedías a una red de lectores de temas. Lamentablemente, no se vio la implicancia que tenía, ya que empezó toda una carrera por cortar medios: Estaba claro para nosotros que no había periódicos independientes, entonces este veranito de las revistas hechas por chilenos, con temas chilenos, se acaba.

BOCETO 6: Los caricaturistas del "Ritmo".

Bueno, recuerdo que Alberto Vivanco, que vivía haciendo proyectos, empezó a hacer una revista para los jóvenes, una revista humorística, ya por esa época nos había llegado el impacto tremendo de la revista "Mad", sobretodo a mí y a Hervi y teníamos claro que queríamos hacer cosas como esa, entonces es cuando Lord Cochrane (de propiedad de empresa "El Mercurio") le compra a Guido Vallejos todas sus revistas, "El Pingüino" incluida…

Empiezan a hacer una revista juvenil, que se llamaba "Nosotros", y Alberto Vivanco nos dice que ya, que estaban pagando muy bien las colaboraciones y nos fuimos a Lord Cochrane. En "Zig ?Zag" ya estaba todo cerrándose y esa revista "Nosotros" ya tenía fecha de salida cuando saben que "Zig-Zag" ya había registrado el nombre y se lo tenía bien callado para cuando saliera, causar un daño.

Por ahí, entre gallos y medianoche, Lord Cochrane le cambia el nombre y hacen la revista "Ritmo", donde empezamos a hacer varias cosas, llegan algunos apoyos como Themo (Lobos) o Vicar, que hace su "Huaso Ramón" desde España.

BOCETO 7:La cofradía del lápiz.

El editor o más bien el dueño del billete Roberto Edwards, con esa característica tan especial de los Edwards, se subía a su auto y nosotros lo veíamos de lejos, nunca cruzamos palabra, nada…, o sea no tuvo nunca nada que ver con la revista como editor… Alberto Vivanco crea el gato yo-yo, que se convierte en imagen corporativa de "Ritmo", también se hace cargo de "El Pingüino" y le amplia el tamaño y es la oportunidad de hacer otras cosas y nos pusimos a hacer historietas, sátiras a lo "Mad", secciones… y bueno, cuando empiezas a usar el humor como se debe, como funciona, con inteligencia, empiezas a ser incómodo sobretodo en un país con la tentación de la solemnidad que tiene Chile, el personaje menos bienvenido es el que patea el pesebre…

Recordemos que todo enfilaba hacia el 70, los últimos dos años de Frei y venían las elecciones, la politización del ambiente fue apretando, ya empezamos a vernos poco con otra gente… con Jimmy Scott nos alejamos, como estaba en el paquete del anti-comunismo total.

Por otro lado estaba Lugoze que hacía ese personaje siniestro… "Perejil", siniestro en el sentido de lo anti-pueblo, la visión rota -como decía Pepo- del pueblo, la idea patronal, iletrada, ignorante de que el pueblo es flojo, borrachín, despilfarrador, uno trata de hacer un personaje que tenga alguna simpatía, aunque sean personajes negativos pero cuando partes de una concepción mañosa se desfigura todo.

Bueno, en esa presión acordaron que "Ritmo" era una herramienta fundamental, estaba vendiendo 400.000 ejemplares, lo que era una brutalidad para un país como este.

La revista como herramienta política. Ahí estaba metido el cura Hasbún, Jaime Guzmán, la Pilar Larraín, toda gente del opus-dei o de Schoenstatt, lo más reaccionario de la iglesia.

Ahí llega un momento en que quieren echar a Alberto (Vivanco)… Piensan, como siempre ha pensado "El Mercurio", que nos tienen a todos agarrado por el bolsillo y Alberto hace la renuncia y nos vamos todos con él…, nos dicen "¡¡pero cómo si este es un lío de "Ritmo", no es con ustedes!!"… ya el grupo funcionaba como grupo.

Ahí pensamos "¿qué hacemos?"…: sacamos "La chiva". Partimos de cero y empezamos a ver todos los problemas… la distribución, la impresión, la cobranza… y como los números empiezan a caer.

Nosotros estábamos totalmente alejados de Estados Unidos, donde estaban ocurriendo cosas parecidas. Con esto de "la mayor ganancia posible" estaban robándole todo a los dibujantes. El movimiento este de los hippies irrumpe, se empieza a crear un público. Hay tipos astutos que empiezan a pedir historietas a los dibujantes y crean un sistema de riesgo compartido.

Con la distribución nos encontramos con "El mercurio" nuevamente, y había que pagarles para que te distribuyeran y nosotros veníamos de pelearnos con un brazo de su empresa (Lord Cochrane), ¡todo un lío!

Aún así, sacamos la revista y tuvo mucho pegue con estudiantes, con gente universitaria…, a la oficina de la revista llegaba mucha gente a comprar números atrasados, veíamos que los nombres de los personajes la gente los adoptaba como apodos, la historieta "Lo Chamullo" era colectiva… Alberto hacía las mujeres bonitas, Hervi hacía el mozo del restorant, yo hacía las viejas…, mostrábamos el poste de luz lleno de cables de gente que se colgaba, gente acarreando baldes…, hacíamos personajes lumpen, las micros abarrotadas de gente… y eso parece que gustó, porque lo popular era "el rotito" que aparecía en "La pérgola de las flores".

BOCETO 8:Exilio.

Vivíamos, con Sandra mi esposa, en un departamento en la calle Pedro de Oña. Era un lugar concurrido por mucha gente interesante, guitarreábamos con Víctor (Jara), con Viglieti… llegaron los milicos y no había nadie en casa, allanaron y encontraron muchos originales, una bolsa grande de fotos… Obviamente no podíamos volver a casa. Sandra trabajaba en el entonces canal 9. Anduvimos deambulando en casas de amigos hasta que ya no dio para más y me asilé en la embajada de México… Decían que moría gente intentando llegar a las embajadas… el asunto es que partí a México y Sandra se fue a Argentina donde la recibió Oski… la idea era juntarnos después.

Cuando partí salí en un vuelo nocturno y mire Santiago y vi la ciudad en guerra, sitiada, con los milicos apostados con sus punto 30 en los edificios… yo me decía "esto no puede durar mucho"… Llegamos a un hotel del D.F., nos dieron ropa, y un español que había vivido el exilio nos recibió diciéndonos qué íbamos a sentir. Todos negábamos lo que nos decía. Después, poco a poco, nos dimos cuenta que todas las cosas que el español indicaba se cumplían. Allí vi las diferencias entre tener una profesión y tener otra. Te preguntaban qué hacías y no era lo mismo ser médico que obrero. Algunos dicen que le hizo muy bien a mi carrera que me exiliaran, yo todavía no sé. El asunto es que empecé a ilustrar unos libros para educación campesina… "Primaria intensiva para adultos" tenía tirajes de 300.000. Yo hacía las portadas y dos ilustraciones por página. Cada libro tenía 300 páginas, así que saquen la cuenta. Eran de español, de ciencias naturales, de matemáticas.

Entre el 74 y el 84 se editaron 20 millones de ejemplares. Con toda la experiencia de las dictaduras latinoamericanas, hice la tira de "El cuarto reich", que duró del 78 al 88 en "Uno más uno". Se hicieron varios libros compilatorios y se publicó también en Argentina, Venezuela y Perú.

Acá salía en "Análisis" y muy erráticamente. No las publicaban en orden, o sea preferían solo las tiras de protesta. Juan Pablo Cárdenas recibió presión de un encargado de prensa de la embajada de E.E.U.U, porque los agentes de la tira usaban poleras que decían "Fort Brag" o "Fort Benning", que eran lugares de entrenamiento, escuelas de asesinos, que tenían los gringos. Siempre he pensado que se debería estudiar para ser editor porque, sobretodo los encargados de la edición gráfica, son tipos que, generalmente, no saben nada.

468 ad

3 Responsesto “José Palomo”

  1. Jose A Cajamarca dice:

    Me gustaría promover que hoy es el día del caricaturista(acontecimientos en Paris)

  2. Rafael Bulmaro Castillo Ruiz dice:

    Buenos días, me gustaría ponerme en contacto con el maestro “José Palomo”, para su atorización para la publicación de dos de sus caricaturas, en un libro SIN fines de lucro, meramente informativo y educativo.

    Gracias.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: